Consultorio Ético de la Fundación Gabo
20 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Hasta qué punto debemos responder a los intereses de las empresas para las que trabajamos? Si estos intereses son contrarios a nuestras convicciones partidistas, ¿qué hacer? ¿Cómo actuar?
Hay una clara escala de prioridades para el periodista, consignada en los códigos de ética en los que la máxima prioridad se le otorga a los perceptores de la información.
El interés de la empresa tiene que subordinarse a esa máxima prioridad.
Teniendo en cuenta que esos perceptores de información tienen convicciones plurales en lo político, lo religioso y en todos los demás órdenes, las informaciones del medio de comunicación deben respetar esa pluralidad, por tanto, no tiene lugar ni la exposición, ni la defensa de las propias convicciones partidistas, o de los concesionarios del medio de comunicación. La información debe ser útil para todos y la expresión de convicciones en las columnas de opinión o artículos editoriales, aunque libre, debe estar ajustada a los hechos y a una pauta de respeto por las opiniones de los lectores.

Documentación.

En el periodismo, la información se comprende como un bien social y no como un simple producto. El periodista es, por tanto, responsable no solo frente a los que dominan los medios de comunicación sino, en último análisis, frente al gran público tomando en cuenta la diversidad de los intereses sociales. La responsabilidad social del periodista requiere que este actúe en todas las circunstancias en conformidad con su propia conciencia ética.
Unesco. Código de Etica.

El periodista es, ante todo, un servidor del interés general. Debe promover y defender todo bien material, espiritual, intelectual y moral cuya salvaguarda sea útil a la comunidad nacional.
Código de Etica de los periodistas belgas.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.