Consultorio Ético de la Fundación Gabo
20 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Siendo reportera pude constatar que un influyente general, jefe de la Dirección Nacional de Investigaciones, había represado el único arroyo de donde decenas de familias obtenían el agua para su consumo doméstico,en una localidad campesina. Yo me encontraba de paseo por el lugar y tan pronto llegué a la emisora, redacté la información con la denuncia sobre la situación.. Pero la noticia fue excluída porque representaba unpeligro su publicación.
Unos días después retomé de nuevo el tema. Encabecé la noticia con la denuncia de uno de los problemas que confrontaba la comunidad y en los párrafos siguientes incluí la denuncia.
No pasaron quince minutos después de la emisión cuando ya el oficial estaba llamando al dueño de la emisora. Este llegó de inmediato para reclamarme: "tu quieres que me cierren la emisora" me dijo. De nadavalió que le explicara la veracidad de mi denuncia. A partir de ahí mis escritos fueron cuidadosamente examinados. ¿Obré correctamente? Este caso fue comentado con dos grupos de periodistas, uno reunido en Santo Domingo y otro en Washington. En las dos ocasiones losperiodistas destacaron el recurso utilizado por la periodista para difundir su información y pusieron en evidencia el desequilibrio de fuerzas con que, normalmente, se encuentra el periodista raso frente a sus jefes: editores, jefes de redacción, directores. Esta debilidad de recursos no justifica, sin embargo, actuaciones en contra de la propiaconciencia de los valores éticos. Cuando es claro que la conciencia impone una norma de conducta, también es claro que tienen que buscarselos medios para llevarla a la práctica.
Este es el conflicto ético más común, el de los criterios encontrados entre dueños, directores o jefes, movidos por intereses y puntos devista toscamente pragmáticos, y el de reporteros con una visión idealista de su ejercicio profesional. Lectores, oyentes o televidentes, saldrán beneficiados si es el reportero el que, mediante mecanismos creativos, aplica los criterios éticos de la profesión. A mediano plazo el propio medio recibe provecho, porque un periodismo ético fortalece su credibilidad, y este es un activo indispensable para el fortalecimientoempresarial.

Documentación.

LA ETICA EN LAS EMPRESAS.

La ética de los negocios empezó a florecer hace 30 años en Estados Unidos. La experiencia original en Estados Unidos es que la ética no sólo no produce maleficios sino que, además, en una situación de absoluta incertidumbre, las únicas empresas que sobreviven y que incluso prosperan, son las éticas. Y, casi por definición, las empresas que no se comportan éticamente son, precisamente, las que desaparecen. En definitiva, las empresas que se conducen éticamente son las que terminan siendo competitivas.
Las empresas competitivas son las éticas por dos razones fundamentales: merecen credibilidad y generan confianza. La credibilidad y la confianza son dos valores morales que valen tanto para el mundo personal como para el empresarial, el político y, en general para todos los mundos.
No se trata de salir de la lógica de le empresa para ir a la ética, sino que sin salir de la lógica empresarial, la empresa necesita ser creíble, necesita ser innovadora y el factor ético es un factor de credibilidad y de innovación.
Adela Cortina.
Etica Empresarial.
Publicación de Fundación Social y Siglo del Hombre. Bogotá.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.