Consultorio Ético de la Fundación Gabo
20 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

En abril de 1994 el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas decidió ejecutar el operativo Aries para acabar con el terrorismo de Sendero Luminoso. Luego de 24 horas el jefe de las fuerzas combinadas dio aconocer que se había cercado a 500 subversivos, pero pasaron las horas y la información que llegaba a la ciudad era que las fuerzas del orden torturaban, asesinaban y desaparecían a algunos campesinos procediendo aquemar sus casas, bajo la acusación de que eran subversivos o cómplices de ellos. Al cuarto día de iniciada la operación llegó hasta nuestro medio de comunicación un campesino de 55 años quien en forma desesperada y en un mar de llanto narró la situación dramática que vivían cerca de 800 personas que huían al interior de la selva con sus mujeres e hijos, mientras el cerco se estrechaba, por lo que era previsible una masacre de gente inocente. El campesino había logrado huir a traves del río.
Se plantea entonces para mí un conflicto delicado, confiar en el testimonio del campesino e informar a la población sobre aspectos no revelados del operativo militar y así evitar la muerte casi segura de las 800 personas, o desconfiar de la versión del campesino y confiarsolo en la información del jefe del Comando de Operaciones.
Es una situación que se está viviendo en varios países latinoamericanos en donde, aún sin guerra declarada, el periodista se mueve dentro de un marco bélico. En esas circunstancias las experiencias ajenas indican:

1.- Que en una guerra la primera baja es la verdad. Esta antiguasentencia refleja un hecho real: los que combaten con armas en las manos, utilizan la mentira como otra arma. El periodista, cosciente de esa realidad, confronta sus fuentes hasta tener una aproximación a la realidad de los hechos. Cuando no lo hace así se convierte en un instrumento ofensivo de los guerreros.

2.- El punto de vista desde donde se puede observar mejor lo que ocurreen una guerra, es el de los que sufren.

3.- El periodista en los conflictos armados no toma partido por ningunode los combatientes pero esto no quiere decir que asuma una cómodaneutralidad. Tiene el partido tomado de la población desarmada que es laque reclama su derecho a la paz. El periodista le presta su voz a esapoblación y la amplifica a través de los medios, enfrentad a la voz delas armas.

Documentación.

¿Con quién se debe identificar el reportero?

Tiene que identificarse con valores. Ser amigo de la paz, de la dignidad humana, de tratar con dignidad al otro. Y en nombre de esos valores, cubrir la guerra.Trato de escribir sobre mujeres y niños, porque creo que siendo las principales víctimas de los conflictos, hay que defenderlos. Yo trato de ver quién es el que más sufre en esa guerra y escribo sobre ellos. Es que la guerra es terrible por la pérdida de energía que implica para lasociedad, que en vez de concentrarse en fines nobles como el desarrollo y el progreso de la sociedad, se pierde en lo trágico del conflicto.
Ryszard Kapuscinsky.
Entrevista en el diario El Tiempo de Bogotá, 20-08-00
-----
(Mis profesores) tenían muy definidos los criterios acerca de lo que eran las noticias y también acerca de la forma en que debían ser presentadas. Las cinco W eran preguntas que, según ellos, debían ser contestadas en forma suscinta e impersonal en los párrafos de entrada.Desde esa época, algunas veces me resistía a esa fórmula y pensaba que al escribir las noticias debía tratar de hacerlo relatando la historia desde el punto de vista de la persona más afectada por los acontecimientos..Ocasionalmente, cuando me especialicé en escribir sobre deportes el reutado final del juego me interesaba menos que quienes estaban en la cancha y si me daban la oportunidad de escoger si escribía acerca de gente que personificaba lo in o lo out, yo invariablemente escogía la última.
Si yo escribía con más compasión acerca de los perdedores que de los ganadores, ello se debía al hecho de que las historias de perdedores me parecían más interesantes.
He escrito sobre gangsters, empresarios de pornografía y otras gentes que se han ganado el menosprecio y la desaprobación de la sociedad. Sin embargo, en esta gente también he encontrado una cualidad redentora, oun malentendido que yo deseaba corregir, o una raya oscura sobre la cual esperaba arrojar alguna luz.
Gay Talese.
En Writing creative nonfiction. Harper Collins College Publishers. Nueva York.
Reproducido por Folios. Universidad de Antioquia.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.