Consultorio Ético de la Fundación Gabo
20 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

En una entrevista con el director del diario EL PAIS de Madrid, Miguel Angel Bastenier, hablábamos del ejemplo del periodista que desde las páginas de un diario cualquiera forma parte de algún sector de la sociedad. Es decir, esta a favor a de la paz o de la guerra.Es conveniente que el periodista tome partido a favor de la paz o de la guerra? En un seminario sobre este tema, celebrado en Cartagena, hubo opiniones encontradas. José María Carrascal, del ABC de Madrid, sostuvo que nunca es excesivo el compromiso del periodista con la paz y con la democracia en cambio José Rubén Zamora, periodista guatemalteco, opinó que el periodista nunca debe amarrarse a causas, así sean las de la paz o las de la guerra.
Desde luego es descartable que un diario pueda comprometerse a favor de la guerra. Las veces en que así ha ocurrido, tal compromiso ha negado la naturaleza misma de la profesión que, fundada en el poder de la palabra, provee una visión inteligente y racional de los problemas y propone soluciones políticas a los conflictos.
Por otra parte, si la paz se mira como el máximo bien de la sociedad y el resultado de su proceso de desarrollo, es un objetivo que coincide con el que todos los diarios se proponen y anuncian cuando se presentan ante los lectores, el bien de la sociedad.
Los que piensan que es válido comprometerse con la paz rechazan, sin embargo, que ese compromiso signifique hacerse propagandista de la paz Entienden que la paz no necesita propagandistas sino quienes hagan comprender lo que sucede, que es la tarea del periodista.

Documentación.

TOMANDO BANDO POR LA PAZ.
Como todo mundo en Irlanda del norte, los medios de comunicación enb el pasado han tomado un bando, reflejando las visiones de sus propios líderes. Era posible leer hace pocos años en la prensa, con relación a un incidente en Irlanda del norte en dos periódicos diferentes y no darse cuenta que era la misma historia. El periodismo era excesivamente partidista. En su momento no se comprendió que los medios eran parte del problema, mas que parte de la solución.
Esto comenzó a cambiar hace seis o siete años. Como es usual en Irlanda del norte, fue la tragedia la que sirvió de catalizador para el cambio. En 1992 hubo creciente especulación sobre que republicanos y el grupo de leales llamarían a un cese del fuego. Esa esperanza desapareció cuando el IRA puso una bomba grande que mató a muchos civiles ne la zona de leales de Belfast. Una semana después los leales se vengaron matando a varios civiles católicos en un bar.
Nosotros aceptamos reunirnos con periodistas de todas las organizaciones de medios en Belfast para discutir si podíamos hacer algo.
Esto se convirtió el fruto, el Viernes Santo de ese año cuando los dos gobiernos de la Gran Bretaña e Irlanda, respaldados por la gente, diseñaron un acuerdo político. Los políticos admitieron abiertamente que sin la intervención y el apoyo de los medios de comunicación, nunca habrían sido capaces de lograr un acuerdo. Los medios han sido responsables en Irlanda del norte de darle a la gente una voz, por concentrarse en las bases comunes entre ambas tradiciones, más que en las diferencias. Y a medida en que avanzamos día a día nos damos cuenta de que tenemos mucho más en común que lo que antes creíamos.

Geoff MartinEditor del News Letter de Belfast. Irlanda del Norte.

Tipo Consulta: 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.