Consultorio Ético de la Fundación Gabo
20 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Cree usted que en los últimos tiempos los medios en nuestro continente hacen un periodismo con preocupación ética? ¿Cómo sería su concepción de ética, en especial para un continente con millones de excluídos sociales que muchas veces están lejos de la información general? Sería temerario responder en cualquier sentido porque un diagnóstico de esa naturaleza supondría un conocimiento en detalle de la prensa del continente.
Sólo se puede hablar de tendencias que se observan en los medios de mayor solidez empresarial y de una larga tradición. En esos medios se advierte esa preocupación ética en hechos como la adopción de Manuales de Redacción con su habitual declaración de principios éticos y la incorporación de Defensores del Lector (Ombudsman) cuya actuación se rige por los códigos de ética periodística. No quiere decir esto que los Manuales o los Defensores del Lector garanticen el efectivo ejercicio ético del periodismo, pero sí señalan una dirección.
Paralelamente se está dando un hecho en las grandes empresas industriales y comerciales, que repercute en las grandes empresas periodísticas y es la comprobación de que el éxito empresarial está ligado a la credibilidad de la empresa y de sus productos. Si el cliente confía en un producto y en la empresa que lo produce, ese factor confianza se convierte en un activo intangible pero real. Las empresas periodísticas no hablan de clientes pero sí de lectores, y su producto, la información, está sometido diariamente a un examen de calidad que sólo se responde exitosamente con el apoyo de las calidades éticas que producen confianza en los lectores. Parece haber, por tanto, un proceso en marcha en que la ética se mira, también, como factor de éxito empresarial.

Documentación.

"La ética de los negocios empezó a florecer hace treinta años en los Estados Unidos. Y nada prospera en los Estados Unidos si no es rentable. Que la ética empresarial haya florecido en Estados Unidos es entonces una buena carta de presentación: si prospera en ese país es porque algo tendrá de rentabilidad.Lo curioso del asunto es que la experiencia que se tenía en el comienzo de la ética de los negocios es la contraria de la que tenían los empresarios con los que me reuní en el Congreso de la Pequeña y Mediana Empresa. La experiencia original en Estados Unidos es que la ética, no sólo no produce maleficios sino que, además, en una situación de absoluta incertidumbre, las únicas empresas que sobreviven y que incluso prosperan, son las éticas. Y casi por definición, las empresas que no se comportan éticamente, son precisamente las que desaparecen.Las empresas que se conducen éticamente son las que terminan siendo competitivas. La clave de la competitividad me parece fundamental. Al hablar de la competitividad quizás tenemos la sensación de que es sinónimo de desalojar al adversario y, por tanto, no parece que pueda compaginarse con una conducta ética. Pero la ética y la competitividad se compaginan porque una empresa ética es más competitiva por su deseo de permanecer en el mercado a largo plazo con un beneficio suficiente que le permita ser durable, su interés principal es la durabilidad y no tanto la idea del negocio, o de hacer dinero rápido aunque después haya que cerrar la empresa. Esta no es una idea de empresa sino de negocio rápido. La empresa que quiere durar a largo plazo con un beneficio suficiente es la que se puede l
Las empresas competitivas son las éticas por dos razones fundamentales: merecen credibilidad y generan confianza. La credibilidad y la confianza son dos valores morales que valen tanto para el mundo personal como para el empresarial, el político y, en general, para todos los mundos.
No se trata, pues, de salir de la lógica de la empresa para ir a la ética ( como si la ética fuera una cosa distinta) sino que sin salir de la lógica empresarial, la empresa necesita ser creíble, necesita ser innovadora y el factor ético es un factor de credibilidad y de innovación.

Adela Cortina.
En "Una Etica Empresarial". (Relatoría de un encuentro con empresarios.).Fundación Social. Siglo del Hombre Editores. Bogotá

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.