Consultorio Ético de la Fundación Gabo
20 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Quién es una persona garante para hablar de ética y quién la denomina? La única persona garante para tomar decisiones éticas es uno mismo. No sucede lo mismo que con las leyes, que todas vienen de afuera y su cumplimiento se impone coactivamente. La ética viene del interior de cada persona y no puede ser impuesta por nadie. Cada uno, con la ayuda de personas con experiencias y conocimientos que les permiten hacer comprensibles los valores éticos, decide por su cuenta y afronta las consecuencias de su decisión.

Documentación.

La ética es una práctica irrenunciablemente individual, intransferible, íntima. Es el espacio personal en el que no existe castigo, sanción u obligación. Cada cual decide qué es lo que quiere y lo que no quiere según su propia convicción.
Esta ética debemos diferenciarla de la deontología, que es la que establece las reglas de juego en cualquier grupo. Por ejemplo, el diario El País de España ha hecho pública su declaración de principios. Aunque no tiene obligación alguna de hacerlo, ha establecido con ésta un compromiso con los lectores y los redactores: vamos a verificar las noticias de esta manera, rectificaremos en estos casos, defenderemos estos principios, etc. Estas reglas de juego se aceptan, no porque sean moralmente imprescindibles �las demás personas o medios pueden comprometerse con otras ideas o principios- sino porque se busca la excelencia y la deontología crea un marco propicio para la excelencia.
El clima favorable que crea la deontología en una empresa facilita que aflore lo mejor de sus trabajadores.

Fernando Savater.
En "La Dimensión Etica de la Empresa".
Fundación Social. Siglo del Hombre Editores. Bogotá

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.