Consultorio Ético de la Fundación Gabo
26 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Un reportaje con características de periodismo de investigación pero que falla en aspectos éticos, ¿puede considerarse periodismo de investigación? R.- Si se hace un correcto uso de las fuentes, por ejemplo, se han activado a la vez valores técnicos y éticos. Detrás de una buena técnica alientan valores éticos de modo que en periodismo no se puede separar lo técnico de lo ético. Están tan unidos como el zumbido y el moscardón, que fue la expresión de Gabriel García Márquez al considerar la relación entre ética y técnica.
La consideración del periodismo como un servicio social, convierte todas sus acciones en un servicio para la sociedad y, por tanto, tiene unas elevadas exigencias de calidad.
No es lo mismo, en efecto, prestar un servicio privado y personal, que prestarlo en beneficio de toda la sociedad. En este caso la buena o mala calidad del servicio afecta a toda la sociedad.
Consciente de esa singularidad de su profesión, el periodista entiende que la calidad técnica se le convierte en un deber ético de modo que técnica y ética comienzan a reclamarse como partes de un todo.
Cuando se aplican estas reflexiones al caso de la investigación periodística es claro que mayor técnica en el curso de la investigación, corresponde una mayor ética; al bajar la técnica también disminuye el nivel ético.
Documentación
Las organizaciones que juegan a lo seguro y no van más allá de reportar las noticias que vienen por correo o en los servicios de cable no enfrentan demasiados dilemas éticos convencionales. Pero cometen el pecado más grande de todos, fracasar en el cumplimiento de la responsabilidad primaria que es la de reportar las noticias con justicia apropiada, agresiva y tan comprensiblemente como sea posible.
A mi juicio, los periodistas más éticos del gremio se descubren detrás de las operaciones periodísticas de calidad, grandes y pequeñas. Pero hay muchos periodistas que nunca tienen la oportunidad de aprender y practicar un periodismo ético y de calidad, porque trabajan para operaciones desaliñadas que cubren la noticia solo superficialmente, que se pliegan a factores de poder en sus comunidades y que evitan la controversia.
Si, como parece, calidad y ética van de la mano, entonces el periodismo tiene por delante todo un proyecto de mejorar por cumplir si quiere definirse como una vocación ética. Todas las operaciones periodísticas excepto las inferiores al promedio, pueden alcanzar una calificación si los líderes del negocio de las noticias exigen prácticas éticas depuradas en primer lugar, y se muestran dispuestos a promover un buen diálogo para conseguirlas.
Eugene Goodwin: Por un periodismo independiente. Tercer Mundo, Bogotá, 1994. P 496.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.