Consultorio Ético de la Fundación Gabo
26 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Los diputados de la Asamblea Legislativa invitan a los periodistas a un almuerzo y les regalan relojes y maletines vistosos y costosos. Entre las respuestas que dieron los periodistas para justificar su presencia en ese almuerzo, me dejó pensando la reportera que dijo: “no tiene nada de malo asistir, ni aceptar un regalo si esto no modifica mi conducta. El reloj no va a cambiar en nada mi trabajo”. ¿Es así de simple? R.- No es tan simple y por eso los códigos de ética previenen contra los regalos, privilegios y favores que son algunas de las formas de comprometer y condicionar la voluntad de los periodistas. Cuando algunos códigos transan y admiten que el periodista reciba regalos, lo hacen precisando que deben ser objetos sin valor, que no creen compromiso.
Hay que entender, además, que uno es un mal juez de sí mismo en estas materias y que tiende a imponerse normas demasiado amplias. Aún más, ¿quién señala el límite más allá del cual un regalo llega a cambiar la propia conducta?
Pero aparte de estas consideraciones debe tenerse en cuenta la percepción de los lectores, en la que se basa la credibilidad del periodista. Quien ve a los periodistas que cubren la actividad de los congresistas, invitados y obsequiados por ellos, tiene el derecho y los motivos para pensar que hay una cercanía entre congresistas y periodistas, que no garantiza la independencia suficiente para informar de modo crítico sobre ellos. La mirada del lector suele ser severa y poco dispuesta al juicio benévolo, tanto más si se trata de la información sobre personas y entidades directamente responsables de los intereses de todos.
Documentación
La aceptación de ventajas de cualquier clase que puedan perjudicar la libertad de decisión de la editorial o de la redacción son incompatibles con el prestigio, la independencia y la misión de la prensa.
Código de Alemania Federal. A 14.
El periodista es un servidor público. Las campañas de utilidad pública, la defensa de los intereses particulares legítimos, la promoción de empresas de progreso nacional, no pueden dar lugar a dádivas ni gajes so pena de perder esa honrosa calidad.
Código de Ética del periodista. Círculo de periodistas de Antioquia. A 10
No aceptar ni ofrecer regalo alguno, obsequio o cualquier otra consideración o beneficio o ventaja de cualquier clase que pueda tener efecto de remuneración para el periodista.
Código de ética de la asociación de periodistas de Australia. A 5.
Cualquier regalo que no pueda ser estrictamente considerado como una pequeña muestra de estima, debe ser rehusado. Esto se aplica también a cualquier invitación a tomar parte en eventos sociales, visitas, etc. que vayan más allá de la esfera de la actividad profesional.
Código de ética de la prensa austriaca. A 7.
El periodista debe cuidar su independencia y dedicarse a una práctica desinteresada; no deberá aceptar dinero, ni ventajas materiales o morales por publicar lo que debe publicar o silenciar lo que cree que no debe publicar.
Principios de deontología del periodista belga. A 38.
Los periodistas no aceptan dinero en un servicio público o una empresa en la que su calidad de periodista, sus influencias o sus relaciones sean susceptibles de ser explotadas.
Estatuto del periodismo en la República de Malí. A 6

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.