Consultorio Ético de la Fundación Gabo
26 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

En un medio digital el editor decide publicar una información que la fuente había pedido que se difundiera más tarde en una fecha acordada. ¿Cómo actuar frente al superior y frente a la fuente? R.- Los acuerdos del periodista con su fuente deben ser respetados y cumplidos porque de no ser así se pone en peligro la credibilidad del periodista, y la del gremio; por tanto se puede obstruir un camino para llegar a la verdad.
Los casos ejemplares de periodistas que han llegado a la cárcel por mandato de jueces que exigían la revelación de los nombres de las fuentes, han fortalecido la idea de que la palabra del periodista es fiable. Esa percepción ha dejado abierto el camino hacia las revelaciones de otras fuentes. En cambio, los casos en que el periodista ha hecho caso omiso de los pactos con las fuentes, han cerrado el acceso a las fuentes.
Es de notarse, que el periodista no puede obrar a la ligera cuando hace esos pactos. No siempre se justifican los compromisos de silencio, de aplazamientos de una publicación, de no uso de los temas y demás trabas con que las fuentes intentan limitar al periodista. Deben sopesarse sus razones y, de ser posible, deben someterse al juicio de un equipo.
En cuanto a la actitud ante el superior, no hay fórmulas de solución; es claro, sin embargo, que los principios éticos de la profesión son una guía de conducta que deben ser claramente expuestos como normas y garantías de calidad profesional para todos los periodistas.
Documentación
La relación con las fuentes es uno de los aspectos más complejo de la labor periodística y la que genera los mayores dilemas éticos. De tanto consultar a una fuente se va creando un “contrato” explícito o implícito con ella. Los más perjudiciales son los que restringen el derecho a la información de los ciudadanos
Hay otros pactos que es lícito hacer con las fuentes. Lo importante es que sean explícitos y claros desde el principio. Algunos de estos son:
· El uso que se dará a la información que aporte la fuente. Un entrevistado puede hablar bajo estas modalidades:
· On the record, o para citar. Lo deseable es que todo lo que diga la fuente se pueda citar textualmente y ser atribuido.
· Off the record, o bajo cuerda. En este caso el redactor puede citarlo textualmente pero no atribuírselo o usar la información sin decir quién la suministró
· Para contexto: el redactor solo puede utilizar la información como contexto de la historia pero no la puede citar textualmente ni siquiera de manera anónima.
· Para no usar: a veces una fuente aporta una información pero le exige al periodista que no lo use ni siquiera como contexto, solo para mejorar su entendimiento de la situación.
Estos compromisos deben acordarse antes de iniciar la entrevista y se deben cumplir. Violarlos no solo pone en peligro a la fuente y al periodista, sino que inevitablemente conducirá a perder la fuente.
· Retrasar la publicación a cambio de más información. Esto si el reportero considera que los argumentos de la fuente son poderosos para colocarle un embargo a la información y que eso no perjudica al lector.
· Leerle la historia antes de publicarla, es un acuerdo válido per no muy conveniente. Sin embargo si es la condición para hablar y la información es valiosa para el lector, es mejor ceder.
Otros consejos:
· Hay que tratar bien a las fuentes. Traicionar su confianza es nefasto para la credibilidad del periodista. Está mal engañar a la fuente sobre el ángulo que tendrá la historia, sobre el uso que se dará a su información o sobre el significado real de la noticia.
· Es clave hacerle sentir a la fuente que el periodista también está interesado en ella como persona. Es un asunto de mera decencia.
· Es mejor hacer amigos antes de necesitarlos. Cultivar a las fuentes cuando no está ocurriendo nada es útil para cuando sucedan las cosas. La gente confía más en un periodista que ya conoce.
Juanita León en La relación entre periodistas y las fuentes. Proyecto Antonio Nariño, Bogotá, 2004, pp 18, 19.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.