Consultorio Ético de la Fundación Gabo
26 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Se puede afirmar que la calidad de las fuentes, per se, asegura la calidad de la información periodística?
R.- La idoneidad de la fuente es una entre varias condiciones necesarias para que una noticia llegue a ser de calidad. Además debe ser independiente, es decir, no motivada por algún interés personal o institucional.
Por esta razón no es suficiente que la fuente sea de calidad en materia de idoneidad. También debe serlo en cuanto a independencia.
Además, la fuente debe ser manejada de modo apropiado, por el periodista. A partir de un claro conocimiento de la fuente y del tema de la información, el periodista conduce la entrevista con ayuda de un cuestionario que guía el desarrollo de la conversación en la que se han de obtener los elementos que enriquecerán la información.
En esta parte del proceso de la noticia, el periodista, con su conocimiento del tema, impide que la conversación se desvíe o dejen de explorarse aspectos esenciales o de importancia; y estará atento para pedir explicaciones y aclaraciones.
Su fino conocimiento de la fuente, a la manera de un hábil sicólogo, crea un ambiente de confianza propicio para la conversación informativa, vence temores e indecisiones y da la seguridad de que la conversación será útil para los lectores. A la manera socrática, el periodista extrae de su fuente la mayor información a partir de sus preguntas y de su actitrud estimulante e inspiradora de confianza.
No basta, pues, la calidad de la fuente, es necesaria la idoneidad del periodista.
Documentación
La gestión de fuentes puede introducir criterios de excelencia en la elaboración de las noticias en diversos frentes. En este sentido se pueden definir cinco indicadorers internos de calidad.
1. El estatus profesional. Disponer de numerosas y variadas fuentes incrementa el prestigio del periodista. La agenda de contactos y la capacidad de acceso a múltiples fuentes se sitúan como criterios de cualificación y valía profesional.
2. La verificación. El empleo de diversas fuentes resulta un mecanismo clave para comprobar la validez de una información. El contraste se convierte en un criterio clave para determinar la caldiad de un producto periodístico.
3. Transparencia. Este criterio se refiere al sistema de atribución y citación de las fuentes. Los periodistas utilizan tres modalidades: A.- Atribución plena o correcta en la que se identifica claramente quien ha proporcionado los datos. B.- Atribución parcial o reservada en la que se presenta la fuente en forma genérica. C.- Fuente velada, no se lleva a cabo ninguna atribución y por lo tanto se adentran en el terreno del anonimato
4. La relevancia. Empleo de voces acreditadas que conozcan a fondo el tema del que hablan. Entre estas sobresalen las fuentes exclusivas y especialmente los expertos.
5. Reducción de la incertidumbre. La posibilidad de contar con fuentes de manera rápida y eficiente minimiza la tensión derivada del proceso de producción informativa y lo agiliza. Esta necesidad se ha acentuado en el contexto de internet que ha impuesto una actualización constante del flujo informativo que tiende a ofrecer las noticias en tiempo real.
A Casero Ripollés y P. López Rabadan en La gestión de fuentes informativas. Aldea Global, Universidad Autónoma de Barcelona, 2013. P. 75 y 76.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.