Fundación Gabo
Foto: Pixabay

¿Cuál es el límite del sensacionalismo?

6 de Mayo de 2013

Consulta enviada por: Sara Lisette Florian, Perú

¿Cuál es el límite del sensacionalismo, en el periodismo se está naturalizando la frase "el sexo, la violencia y la sangre vende" al cubrir noticias sobre casos trágicos como accidentes, suicidios, feminicidio, etc.? Hoy la libertad de expresión se enfrenta con la libertad de empresa.

R.- El sensacionalismo llega hasta donde comienza el periodismo inteligente. Quiero decir que hay un periodismo de inferior calidad que se limita a dar respuesta a los sentidos de la vista y del oído. Muestra y deja oír, por tanto sirve a las sensaciones, por eso se llama sensacionalista y sólo tiene en cuenta una parte del ser humano: sus sentidos. Este periodismo está atento a satisfacer la curiosidad y el morbo de las personas, se desvive por entretenerlas y es tan efímero como cualquier sensación que desaparece y es olvidada en el momento en que llega otra sensación
El otro periodismo es el que dignifica la profesión porque sirve a la parte más noble del ser humano y aporta a la vida de la sociedad. En efecto, estimula la inteligencia y la imaginación y al ofrecer un acceso a la realidad total les da un fundamento firme a las decisiones y, por tanto, al ejercicio de la libertad. Esta clase de información estimula la participación y hace del receptor un sujeto de la historia diaria. Es el periodismo que impulsa cambios en la vida de la sociedad, y hace mejores a las personas y a la sociedad. Por eso permanece e influye.
El primero vende periódicos, eleva las cifras de sintonía, pero es prescindible. Se hace para empresas capaces de negociarlo todo pero que no van más allá de eso: solo son negocios que permanecen mientras haya ganancia y luego desaparecen en busca de otros negocios. Para este periodismo la libertad de expresión vale y se invoca si permite la libertad de empresa y el florecimiento de los negocios. Pero la libertad que solo tiene esa dimensión es solo una apariencia que se maneja de modo utilitario y como excusa.
El otro es el periodismo que el estudiante de periodismo sueña, que las facultades de periodismo querrían promover y que los profesionales ejercen con orgullo. Pero es difícil, exige consagración, da la satisfacción de que se contribuye a hacer mejor la vida de la sociedad, pero no siempre es buen negocio. Se lo ejerce cuando el periodismo se mira como un servicio público dirigido a lo más noble del ser humano que son su inteligencia y su voluntad, y al objetivo más ambicioso que es el de cambiar algo todos los días. Este periodismo se vale de la libertad como de un elemento tan indispensable como el aire para los seres humanos o el agua para los peces.
Hay pues, diferencias sustanciales entre el periodismo de sensación y el periodismo inteligente, entre la libertad de empresa y la libertad de prensa.
Documentación
El exceso en los reportajes, la presentación de materias sexuales, debería evitarse si aparecen en los tribunales.
Código de ética de periodistas de Africa del Sur. A 2,f
La moralidad pública no debe ser ofendida con la relación pormenorizada de hechos obscenos o inmorales.
Código de Corea del Sur. A. B 3.
Se considera falta grave, digna de sanción el periodismo que utilice la obscenidad como atractivo mercantil.
Carta de ética periodística de Chile. A 9
Creemos que en la publicación de los suplementos literarios, fotos y grabados debemos llegar a conseguir una sana educación de nuestros lectores y elevar su gusto artístico.
Código de Formosa, Taiwan. A 6.
Se prohíbe atentar contra el público mediante la exaltación de las pasiones menos recomendables y el empleo de un estilo inadecuado o ilustraciones impropias y, en general, toda presentación abusiva.
Código de Francia. A 24.
Evite descripciones detalladas de actos de indecencia o cualquier otro detalle que si fuera publicado podría incitar a imitación.
Código de Gales. A 11.

Respondido por: Javier Darío Restrepo

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.