¿Es correcto que el Estado tome medidas de control sobre la prensa?
26 de Julio de 2016

¿Es correcto que el Estado tome medidas de control sobre la prensa?

Las medidas de control sobre la prensa del gobierno de mi país, se toman bajo el supuesto de que el gobierno es el dueño de la información porque esta contribuye al orden o al desorden, al respeto o al irrespeto. Puesto que el gobierno es el garante del orden y del respeto a los ciudadanos, a él le corresponde el control de la información.
¿El consultorio puede aclararnos eso?

Respuesta: La respuesta la da, inicialmente, Unesco cuando califica el derecho a la información como la base de los demás derechos. Ese derecho no es un producto de la democracia, como podría pensarse, sino una condición indispensable para que haya democracia. Por el contrario, un gobierno que pretenda controlar lo que la población puede conocer y lo que no, es un gobierno dictatorial que desconoce un derecho fundamental. Uno de los objetivos de la revolución francesa fue el de arrebatarles a los reyes el monopolio de la información. A partir de entonces, el derecho a recibir información ha sido cada vez más explícitamente conocido y consagrado. En 1948 las Naciones Unidas reconocieron “el derecho a investigar y a recibir información y a difundirla”. Esta fue una fórmula recibida de la Carta de las Naciones Unidas de 1945: “toda persona tiene el derecho individual y colectivo de investigar, recibir información y difundirla”. “Derecho natural a la libertad para buscar la verdad y tener objetivas informaciones de los sucesos públicos”, fue la expresión del Papa Juan XXIII. A su vez, Unesco llamó a este derecho “componente fundamental de la democracia, que constituye un derecho primordial porque valoriza y permite el ejercicio de los demás derechos”. Hay, pues, una clara conciencia en el mundo, relacionada con el hecho de que el derecho a la información es la base de la participación ciudadana. En efecto, sólo participa quien conoce lo que sucede; además, está en la base de la vida de relación. En su origen y desarrollo, las comunidades necesitan la información libre.

Documentación

El centro de todo, será como los autores Xifra y Desantes lo insinúan en sus exposiciones, la participación del ciudadano en la cosa pública, tiene como requisito sine qua non, la información. Todos los hombres de ideas, el pueblo, los sistemas de gobierno, luchan incesantemente por la democratización. Y ese caballo de Troya solo se logra, participando. La participación es la intervención en las decisiones políticas, es asumir las correspondientes responsabilidades, supone una decisión basada en la realidad de las cosas y la reflexión de las gentes. La información es requisito para que el hombre adopte decisiones políticas que adquiere un valor ampliamente social. Informar es ayudar a participar a los demás, es promover la participación. Ya de por sí la información es participación y no mera poción mágica. Por tanto, derecho de participación y derecho a la información van cogidos de la mano. Lo que curiosamente ha venido sucediendo es que las legislaciones no la garantizan desde el punto de vista del ciudadano, que es el sujeto de la participación y de la información. El legislador no le ha dado cauce al ejercicio de un derecho tan humano como los demás. Hernán Restrepo Cardona: La información, un derecho nuevo. (Tesis de grado) Impresa Limitada, Bogotá, 1978. P. 151

Tipo Consulta: 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.