Consultorio Ético de la Fundación Gabo
21 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Está visto que los medios comerciales de comunicación no pueden tener la independencia necesaria para dar una información política de calidad. Tampoco los medios del Estado. Entonces, ¿qué posibilidades tenemos? ¿Cuál sería el ideal ético en esta materia? R.- El ideal ético es el de una información independiente, apegada a la verdad y al servicio de toda la sociedad.
Es claro que este no es el ideal de una prensa oficial, inclinada a convertir toda información en propaganda al servicio del gobernante; tampoco es el ideal de la gran prensa comercial que convierte la información en mercancías, coherente con su lógica comercial que hace negocio todo lo que toca.
En consecuencia debe buscarse una alternativa de información política ni oficial, ni comercial, que es la prensa independiente e la que el negocio está subordinado al objetivo periodístico y toda la información se obtiene y difunde como servicio para todos y con el propósito de que toda la información sea útil para todos, del partido o movimiento político que sean.
Hasta ahora lo más cercano a ese ideal es el periodismo comunitario, ese que resulta de los movimientos y organizaciones comunitarias en barrios, comunidades y grupos que no tienen que ver con programas oficiales o que se han independizado de la orientación y del apoyo oficial.
Cuando las comunidades deciden actuar organizadamente crean las condiciones para producir esta clase de información; al fin y al cabo la información es como el aire, necesaria para conservar y estimular la vida del cuerpo social.
En menor grado, pero con grandes posibilidades, el periodista individual crea otra alternativa cuando hace suyo el ideal ético de la información. Dadas las condiciones y limitaciones de los grandes medios de comunicación, el periodista que trabaja en ellos bajo la inspiración del ideal ético, deberá actuar como si fuera un infiltrado y con su subterránea eficacia.
Documentación
De la evolución de la experiencia mundial se puede derivar que ni el mercado ni el Estado aseguran que los medios cumplan con su función pública y que respondan ante la sociedad.
La definición de un modelo socialmente responsable de comunicación exige la superación de la controversia entre mercado y Estado a fin de constituir un sistema integrado por una pluralidad de medios no estatales que funcionen como críticos permanentes del poder político y que den acceso a diversos y contrapuestos grupos de la sociedad civil.
Un modelo participativo de radio y televisión sólo se alcanza mediante un sistema constituido por una pluralidad de medios que, además de los gubernamentales y de los controlados por la gran industria de comunicación de masas, actuando de forma regular y continua como sistema de recolección, procesamiento, amplificación y difusión de información socialmente necesaria y plural.
Para lograr un sistema de información social, participativo y responsable, es necesaria la consolidación y mejoramiento de una red no estatal de radio y televisión de servicio público, respaldada por fundaciones privadas sin fines de lucro, por las universidades públicas y privadas y por las organizaciones sociales no gubernamentales.
Sólo la organización de la sociedad para reclamar la democratización de las comunicaciones en tanto que usuario de los servicios de comunicación, y para generar medios alternativos de comunicación bajo su control.
Angel Eduardo Alvarez en Medios de comunicación y Responsabilidad Ciudadana. Publicaciones UCAB, Caracas, 1995. P 102, 103.

Tipo Consulta: 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.