Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Cómo se puede inducir a estudiantes y periodistas a una sana crítica de sus propios trabajos y de los ajenos? R.- Si usted, al recibir un trabajo hecho por sus alumnos (una crónica, una entrevista, un perfil) convierte esos trabajos en un material que redistribuye con el objetivo de que cada uno lea, critique y razone sus críticas de modo que cada crítica sea explicada y complementada con una propuesta, vg. Esto que está mal podría haberse hecho así, logrará varios objetivos:
El esfuerzo de sus alumnos para encontrar los aciertos del trabajo que examinan. Un ejercicio crítico razonado que los obliga a encontrar el motivo de sus críticas; Un trabajo creativo para formular propuestas; La comprobación de que todo trabajo puede mejorarse; por tanto: no hay trabajo perfecto.
Este mismo ejercicio es el que en una sala de redacción se hace cuando se examina la última emisión o edición. Si esto llega a hacer parte de la agenda diaria, los efectos que se pueden esperar son:
Mejoría de la calidad. Ver las fallas de un trabajo es dar con la clave para hacerlo mejor. Se adquiere la costumbre de examinar críticamente el trabajo propio y el ajeno; así se supera la reacción adolescente de rechazar la crítica y al crítico como enemigos.Se crea una base, de facto, para trabajar en equipo y para aceptar las críticas sin traumatismos.
Como se ve este ejercicio enseña que el verdadero aprendizaje de un oficio comienza con el hallazgo de los errores, y continúa con la voluntad de hallar sus causas y de aplicar los correctivos necesarios para no repetirlos.
Documentación
El periodismo debe reflejar el drama y la alegría de la vida, los problemas, las obras y los sueños de los hombres, tanto en lo individual como en lo colectivo.
Ni siquiera en el último día de su vida, un verdadero periodista puede considerar que llegó a la cumbre de la sabiduría y la destreza. Imagino a uno de esos auténticos reporteros en pleno tránsito de esta a la otra y lamentándose así para sus adentros: hoy he descubierto algo importante, pero lástima que ya no tenga tiempo para contarlo.
El periodismo es una actitud una capacidad, un conjunto de conocimientos y una destreza que no vale declamar sino probar todos los días.
El periodista nunca termina de hacerse. Nuestro perfeccionamiento es brega cotidiana. Hasta el último día de nuestra existencia estaremos transformándonos. En realidad nada nos acerca más al ridículo que pavonearnos con la idea de que ya lo sabemos todo y que nada ni nadie nos puede enseñar algo nuevo, interesante y útil para hacernos mejores practicantes del oficio.
El periodista es un ser social activo. Puede decirse que en alguna medida ejerce un liderazgo social. Aún sin proponérselo el periodista influye sobre las circunstancias, los hechos, las conductas políticas, sociales, económicas de su país.
El periodismo es esencialmente información. Por tanto es un instrumento de la comunicación social y en consecuencia, es parte de la política.

Manuel Buendía en Semillas de Periodismo de Omar Raul Martínez. Universidad Autónoma Nuevo León,. 2010.P. 175, 176.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.