Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

El presentador de NBC Brian Williams, fue suspendido por seis meses cuando se comprobó que mintió sobre haber estado en un helicóptero militar derribado en Irak. ¿Su carrera ha llegado a su fin? ¿Existe la posibilidad de perdón y olvido para el periodista que ha mentido? R.- La mentira de un periodista tiene un efecto demoledor de la credibilidad que le reconoce el público. Hay una relación estrecha, como la de la causa con los efectos, entre verdad y credibilidad, de modo que decir la verdad como costumbre, es una actitud que genera credibilidad.
La credibilidad, a su vez, es de naturaleza frágil. Aunque cuesta mucho construirla, se derrumba con una sola mentira, o al menos, se agrieta.
Se sabe, además, que la credibilidad no lo es todo, pero sí una condición indispensable para tener influencia..
Cuando un periodista, por una mentira o error publicados, ve disminuida su credibilidad, se le impone la ardua tarea de reconstruirla a partir de cero.
Puesto que la credibilidad se genera en los receptores de información con los actos comunicativos, tendrán que destacarse en ellos la fidelidad a la verdad hasta que se reconozca su compromiso con dicha verdad. Es una severa exigencia que se explica porque el primer compromiso del periodista con sus audiencias es el de proporcionarles la verdad de lo que sucede. La verdad es el producto que la audiencia espera porque constituye para ellos una necesidad de primer orden, ya que su relación con el mundo depende de la verdad de la información que reciba.
Cuando una empresa de información periodística exige de modo perentorio a sus periodistas la verdad ante todo, lo hace por razones contundentes: se trata del argumento que los receptores necesitan para confiar en el medio y fortalecer su lealtad. Si esa lealtad se traiciona con la mentira, no solo es el periodista quien pierde credibilidad, también es su empresa la que resulta lesionada.
Documentación
Respetar la verdad por el derecho que el público tiene a conocerla.
(Federación Internacional de Periodistas, 1)
Los deberes esenciales del periodista:
Respetar la verdad, sean las que sean las consecuencias que esto pueda acarrearle y esto por el derecho que el público tiene a conocer la verdad.
(Declaración de los derechos y deberes de los periodistas. A 1.)
La prensa hará todo lo que esté en su poder para asegurar que la información impartida al público sea exacta por lo que a los hechos se refiere. Ningún hecho debe ser conscientemente distorsionado, ni mucho menos hechos esenciales deliberadamente suprimidos.
(Código ético de la prensa en Birmania. A 1)
El periodismo y los periodistas deberán estar al servicio de la verdad, lo justicia social, los derechos humanos y los ideales de perfeccionamiento de la sociedad y de la paz entre los pueblos.
(Carta de ética periodista en Chile, a 1.)
Se deben observar siempre rigurosamente las exigencias de la verdad, la interpretación imparcial de los hechos y la divulgación fiel de las noticias.
(Código de honor de los periodistas en Italia. A 3)
En su labor profesional el periodista deberá adoptar los principios de la veracidad y de la ecuanimidad y faltará a la ética cuando falsee, silencie o tergiverse los hechos.
(Código latinoamericano de ética periodística. A 4)

Tipo Consulta: 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.