Fundación Gabo
Foto: UnSplash / Creative Commons.

¿Qué debería incluir un código básico de ética periodística? 

12 de Agosto de 2019

Consulta enviada por: Gladys Ramírez. Periodista independiente, Guatemala

¿Qué debería incluir un código de ética básico? Digo básico, pues en mi país hay poco sobre el tema y cada vez hay más deterioro de la profesión. Me gustaría conocer las bases que debería incluir de un documento inicial, no aquellas biblias que se quedan olvidadas en las librerías, sino algo práctico que nos sirva para salir del menos cero. Ilumínenme maestros.

Respuesta de Jorge Cardona

Creo que las premisas básicas de la libertad de expresión lo dicen todo. Los límites son los que establece la ley, la constitución y los convenios de derechos humanos. Desde mi punto de vista, el debido proceso no debería ser un tema de abogados sino de periodistas. Y considero que es el factor ético primordial de una sociedad. 

Todos tienen derecho a defenderse y este principio, en un contexto periodístico, es contrastar la información, permitir que las personas involucradas en un reporte informativo puedan dar sus puntos de vista y, en lo posible, dejar que la opinión quede en el formato al que le corresponde. El deber ser de quienes se dedican a informar es hacerlo con la mayor objetividad posible, así sea este un arquetipo o una utopía. Pero si se desconoce abiertamente, es el medio el que sacrifica su credibilidad y su independencia, los valores auténticos del periodismo.

Respuesta de Gumersindo Lafuente

Rigor, respeto, prudencia, equilibrio, excelencia, compromiso, independencia son las palabras que me vienen con rapidez si pienso en recomendar cómo empezar a trabajar un documento breve sobre la ética periodística. Pero lo que sin ninguna duda creo que deberían leer antes de nada es esta maravillosa aproximación de nuestro maestro Javier Darío Restrepo.

También te podría interesar: ¿La humildad hace parte de la ética de un periodista?

¿Cómo ser buen periodista y sobresalir en un mercado competitivo?

Respuesta de Javier Darío Restrepo

El código no es la ética, sino un instrumento mnemotécnico que le permite al periodista recordar cuáles son los pasos que conducen a la excelencia personal y profesional. No contienen, necesariamente, todos esos pasos, ni las suyas son normas absolutas e inmodificables. 

La ética, como la vida, tiene una energía propia que le permite responder a los cambios y nuevas situaciones que encuentra el periodista en su ejercicio profesional; tal como sucede ahora con la tecnología digital que ha puesto en las manos del periodista un gran poder de modo que, a más poder, mayor responsabilidad.

El credo de Benjamín Harris, que se conoció en Boston en 1690 tuvo como conceptos vertebrales la verdad, la objetividad y la exactitud. Un estudio de Bruun Lars en 1979 en el que examinó los códigos aparecidos entre 1890 y 1979 encontró que los temas de mayor importancia fueron la verdad, el secreto profesional, los conflictos de intereses, la libertad de información, la rectificación y la vida personal del periodista.

Porfirio Barroso (Ética y medios de comunicación) midió la frecuencia con que aparecen en los códigos estos conceptos éticos:

  • Verdad, objetividad y exactitud: 100%
  • Secreto profesional: 82%
  • Integridad: 76%
  • Rechazo de difamación y plagio: 62%
  • Dignidad profesional: 60%
  • Corrección de errores y derecho a réplica: 60%
  • Respeto a la intimidad y vida privada: 52%
  • Defensa de la libertad de información: 52%
  • Servicio al bien común: 46%
  • Uso de medios honestos para obtener fotos, noticias y documentos: 38%
  • Responsabilidad: 34%

Si se examinan los datos expuestos hasta aquí se concluirá que coinciden en tres grandes valores: compromiso con la verdad, independencia y responsabilidad social.

Además, un código es la respuesta a dos grandes preguntas: ¿Cuál es el papel del periodista en la sociedad? ¿Qué debe esperar la sociedad del periodista?

Envía aquí tus inquietudes sobre ética periodística

Respondido por: Javier Darío Restrepo, Gumersindo Lafuente, Jorge Cardona

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.