FNPI
  • FB
  • TW
  • YouTube
  • Instagram
Foto: Pixabay / Creative Commons.

Normas éticas para la cobertura de hechos que involucran grandes empresas

6 de Mayo de 2019

Consulta enviada por: Camilo Cortes, de Medellín, Colombia

Nuestro equipo periodístico investiga sobre cómo Google facilita el consumo de material ilegal en forma de imágenes, entre otros. En nuestra mesa de trabajo hay una división sobre el manejo del tema, ya que tememos represalias de la compañía. De momento estamos preparándonos para explorar el tema a profundidad y enviarla a varios medios internacionales que contactamos. No solicitamos ayuda de medios colombianos, ya que tenemos conocimiento de causa de cómo operan, sus nivel desorbitado de corrupción y su rampante falta de ética. La gravedad del asunto nos plantea varias preguntas, entre ellas, ¿qué marco ético debemos emplear en el manejo de la información sensible y altamente gráfica? ¿Está bien que hayamos contactado directamente a medios internacionales solicitando ayuda para el marco ético y legal?

Respuesta de Mónica González

Al no explicitarse el problema concreto que encontró este grupo de periodistas independientes en Google es difícil responder. Más aún cuando la consulta está ambiguamente redactada, lo que podría ser el resultado del temor que siente ese grupo de periodistas ante las posibles represalias luego de publicar lo que creen haber descubierto. No obstante, hay algunas premisas inquietantes que merecen comentarios. La primera es sobre su decisión de no consultar ni solicitar colaboración para el marco ético y legal a ningún medio de comunicación colombiano y sí hacerlo con medios internacionales. La razón que dan para ello es que “tenemos conocimiento de causa de cómo operan, sus niveles desorbitados de corrupción y su rampante falta de ética”.

Incluir a todos los medios colombianos en un mismo saco de niveles desorbitados de corrupción y falta de ética me parece una afirmación y un juicio erróneo. Colombia, además, cuenta con periodistas de primer nivel en Latinoamérica tanto en periodismo investigativo como narrativo y que gozan de gran prestigio ético, profesionales que podrían haberles prestado ayuda y consejo sobre los caminos a seguir. También aparece desproporcionado el acento puesto en el temor a las represalias que podría adoptar Google, lo que indica que el grupo de periodistas tiene muy poca experiencia laboral y poco conocimiento de los cuestionamientos a nivel internacional que han tenido empresas como Google y Facebook, así como se ha ido desarrollando en el mundo la legislación sobre la protección de datos personales y derechos de autor y la urgencia de que se establezca una legislación adecuada en los distintos países. Sobre el marco ético que deben respetar los periodistas que trabajan en forma independiente respecto del trabajo de material sensible, no es distinto al de aquellos que se desempeñan en medios de comunicación: todos deben saber que si investigan o recopilan deben estar preparados para encontrar material sensible y trabajarlo de manera seria y responsable, lo que significa hacerlo con rigor, contrastando todas las fuentes y pidiendo su versión a los principales involucrados. Esa responsabilidad incluye estar preparados para enfrentar los efectos de la publicación. La única diferencia para los periodistas que trabajan en forma independiente es que frente a estos casos más complejos cuentan con muy pocas herramientas en cuanto a asesoría legal o de chequeo, lo cual obliga a redoblar el rigor con el que se trabaja el material a sabiendas que la precariedad no exime de ninguna responsabilidad. En este caso, lo importante sería que este grupo desarrolle su investigación con rigor y llegue hasta el final, y si en ese momento constatan que la premisa inicial tiene sustento, la publiquen. Eso es también responsabilidad.

También te podría interesar: ¿Cómo mantener la ética periodística ante constantes presiones externas?

“El miedo y los intereses, las fuentes más frecuentes de la autocensura”

Respuesta de Álex Grijelmo

Los animo a que continúen con sus investigaciones, las confirmen, las contrasten con la parte perjudicada por sus informaciones, para ofrecer también esta versión y, si finalmente las consideran sostenibles y de interés general, las publiquen con una correcta exposición en buen español.

Respuesta de Gumersindo Lafuente

Con la información que facilita es difícil darles un consejo específico. Por regla general la investigación periodística debe estar sujeta a unas normas estrictas de comprobación y rigor que son iguales independientemente del tamaño o importancia de la empresa o personaje investigado. Es verdad que el poder, ya sea económico, político o delictivo, puede asustarnos, pero no debe frenar nuestras investigaciones y publicaciones. Y si descubrimos, como parece el caso, materia penal que pueda afectar a terceros, en todos los casos hay que actuar con prudencia para no causar más daño del ya infligido. 

Envía aquí tus inquietudes sobre ética periodística.

Respuesta de Javier Darío Restrepo

Bajo la denominación de informaciones “sensibles” se comprenden las que tienen que ver con supersticiones, creencias populares o tradiciones de origen dudoso o hechos trágicos: catástrofes, guerras o acciones terroristas.

Los primeros se presentan como tales y con los datos estrictamente necesarios para que el receptor se haga una idea del hecho, sin calificativo alguno. Se trata de comunicar el hecho sin agregarle ni quitarle elemento informativo alguno. El periodista cumple, en este caso, el papel de intermediario.

Es, en cambio, un mediador cuando entrega información sobre tragedias, catástrofes y hechos que causan dolor o alegría a la población. En estos casos no se limita al papel de cronista; además convoca a la solidaridad, promueve acciones de ayuda, rechaza el mal o aporta datos que propician el nacimiento o crecimiento de la esperanza..

Como se ve están excluidos los propósitos del mercader que vocea su producto con el ánimo predominante de venderlo y de obtener beneficio. Entre los recursos de que se vale el negociante de información está la publicidad expresa o implícita. El periodista que informa para utilidad de toda su audiencia descarta el lenguaje y las artes de publicistas y vendedores que buscan hacer conocer y promover la venta de sus productos.

La clave ética, por tanto, se encuentra en la voluntad de servir a la audiencia.

Respondido por: Javier Darío Restrepo, Gumersindo Lafuente, Álex Grijelmo, Mónica González

Comentarios