Consejos para cubrir procesos de justicia transicional en época de posconflicto
13 de Febrero de 2019

Consejos para cubrir procesos de justicia transicional en época de posconflicto

Foto: Pixabay / Creative Commons.

¿Cómo cubrir los procesos de la justicia transicional de modo que se respete la memoria y dignidad de las víctimas, así como la realidad de los hechos históricos sin que esto signifique alimentar rencores y deseos de venganza? ¿Y cómo evitar la obsesión de combatir el crimen con penas o multas sin tener en cuenta otras posibilidades?

Respuesta de Mónica González

Pocos procesos exigen tanto rigor y método de los periodistas como los que abordan capítulos violentos en donde primó la impunidad. Contribuir al registro de esa historia, rompiendo el silencio, sin exagerar ni censurar, con los protagonistas reales que forjaron la impunidad y sacaron provecho, es lo que permite a miles de víctimas sentir que la justicia tardía se abre camino.

Respetar a las víctimas es recoger testimonios sin buscar solo violencia y dolor, también las historias de familia, de los pueblos, de una industria, de una finca, de cómo se vivía la cotidianidad y el amor antes del infierno. Muertos y sobrevivientes no son números: son vidas a rescatar para ir tejiendo la gran historia que se está escribiendo. Hay un protagonista que muchas veces olvidamos: los victimarios. Nadie nace para ser asesino. Un proceso los transforma. Y es a través de sus relatos que podemos penetrar y mostrar cómo se echó a andar la máquina de muerte.

Para estar alertas e identificar esos procesos a tiempo, hay que saber cómo se originaron, quiénes los financiaron. Filtrar y chequear a los que acusan sin fundamento para saldar deudas personales, identificar a los que esconden verdades que queman, contrastar cada testimonio con otro y con otro y con documentos hasta encontrar la hebra que te dará la conducción de un relato verídico.

Sobre la segunda consulta, una forma constructiva es evitar replicar opiniones en que la solución para toda falta o delito es solo más policías y más cárceles. E identificar cuáles delitos que ocasionan graves daños que perduran, como la violencia contra las mujeres o el abuso sexual incluso de menores, tienen penas o años de prescripción tan ínfimos que provocan más violencia en las víctimas.

También te podría interesar: ¿Puede una noticia influir en el renacimiento de un conflicto armado?

¿Cómo evitar el sensacionalismo en el periodismo al cubrir crímenes de lesa humanidad?

Respuesta de Gumersindo Lafuente

Los asuntos a los que se refiere son sensibles, como otros muchos que son abordados por los periodistas. En ambos casos, el periodista debe ceñirse a los hechos y los datos, sin dejarse llevar ni por sus propias emociones ni por las campañas que puedan poner en marcha los actores interesados en apoyar las diferentes posiciones en torno a los temas de los que se trate.

En el segundo asunto que plantea, es muy frecuente que tanto en manifestaciones en la calle o en campañas en redes sociales, en los momentos posteriores a determinados sucesos, se pidan aumentos de pena para determinados delitos. En esos casos creo que es muy importante que el periodismo sea capaz de hacer un relato riguroso y sosegado de la situación. Moderando, filtrando y acudiendo a datos que pongan negro sobre blanco la realidad de la situación.

Respuesta de Javier Darío Restrepo

En los dos casos el periodista tiene en cuenta que es su deber obtener una información equilibrada y que ese equilibrio lo da el conocimiento de los hechos, distante de posiciones extremas, frecuentes en las expresiones de la opinión pública.

El aporte de expertos ayuda en la búsqueda de ese punto de vista equilibrado. El experto, a su vez, tiene en cuenta los variados puntos de vista.

Sobre el carácter disuasivo y el potencial pedagógico de las penas tienen mucho que aportar penalistas y educadores, que le pueden dar solidez a la información sobre esta materia.

Envía aquí tus inquietudes sobre ética periodística.

De lo anterior se deduce que esta información no puede ser tramitada de urgencia y con el lenguaje apremiante del ¡Extra!. Preferiblemente estos temas deben discutirse en equipo en busca de una variedad de opiniones y de un tratamiento en que se equilibren sentimientos y razonamientos.

Están de por medio, a la vez, la aplicación de la justicia y el debido reconocimiento a las víctimas. La justicia de ningún modo se podrá buscar como venganza y el dolor de las víctimas no podrá ser contaminado por los intereses de los políticos.

Cuando el periodista mantiene en cuenta estas consideraciones, presta un valioso servicio con su información.

Tipo Consulta: 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.