FNPI
  • FB
  • TW
  • YouTube
  • Instagram
Foto: UnSplash / Creative Commons.

¿Los youtubers deben cumplir la misma función social que un comunicador social-periodista?

23 de Enero de 2019

Consulta enviada por: Alonso Roberto Pahuacho Portella. Investigador en Lima, Perú

¿Pueden ser considerados los youtubers de opinión o de crítica de cultura popular actuales como comunicadores sociales? ¿Se les debe exigir, con base a que fungen como personajes públicos, un cierto tipo de "función social" como a cualquier otro comunicador que se desempeña en los medios tradicionales como radio, TV o prensa escrita? ¿Qué nos dice la Teoría del Periodismo sobre esto? Me refiero a que si se les puede pedir a estos youtubers que no solo se dediquen a entretener, sino también que en sus espacios y contenidos se involucren en las otras funciones del periodismo y la comunicación como lo es el informar y educar (generalmente el entretener es recién el 3er lugar).

Respuesta de Mónica González

Los youtubers son y desde hace ya un tiempo potentes comunicadores sociales. Su poder e influencia lo ejercen sobre todo entre los jóvenes y traspasan fronteras. Basta ver la cantidad de seguidores que atraen en las redes sociales y los que llegan a los eventos públicos que se organizan para verlos en persona. Lo que el periodismo no puede hacer es ignorar el contenido de lo que por sus canales transmiten y cómo conquistan sus audiencias. Lo que no se les puede exigir es que cumplan una función social. Informar y educar es una función a la que no se puede obligar.

Respuesta de Álex Grijelmo

Un comunicador social no ejerce necesariamente el periodismo. El periodismo consiste en obtener información, comprobarla, contrastarla con fuentes diversas, editarla con arreglo y criterios profesionales de lenguaje y de datos, contextualizarla, jerarquizarla y difundirla con criterios de actualidad. Si un comunicador social cumple todo eso, hace periodismo. 

También te podría interesar: Pautas éticas para utilizar recursos audiovisuales de redes sociales

El papel de los gobiernos en el control de noticias falsas

Respuesta de Jorge Cardona

Los youtubers de opinión hacen parte de las nuevas plataformas de libertad de expresión. En tal sentido, como un columnista tradicional de un diario o un comentarista de radio o televisión están sujetos a las reglas de juego de la opinión. Es decir, sus límites son los que determina la ley, que en cada sociedad se circunscriben a los términos de rectificación en condiciones de equidad, la prohibición de la censura y la determinación de los tipos penales, básicamente de la injuria y la calumnia. En teoría, son comunicadores porque transmiten ideas en formatos novedosos, así no sean los tradicionales. Pero esa condición no los exime de sopesar lo que quieren comentar para no desbordar el marco legal de toda información de carácter público.

Respuesta de Gumersindo Lafuente

El fenómeno youtuber, como antes sucedió con los blogueros, es una manifestación importante de cómo el nuevo ecosistema tecnológico ha afectado de manera muy profunda a las funciones tradicionales del periodismo. Puede no gustarnos, pero algunos de esos youtubers tienen una gran influencia, también hay casos en los que hacen un gran trabajo que se parece mucho al mejor periodismo. Ya sé que son casos excepcionales, pero tampoco creo que en estos tiempos podamos presumir mucho del nivel de la prensa en general. ¿Qué se les puede pedir? Creo que es imposible imponer en ese ámbito normas que vayan más allá del cumplimiento de las leyes. Las audiencias serán las que decidan qué quieren ver y a quién quieren dar credibilidad.

Envía aquí tus inquietudes sobre ética periodística.

Respuesta de Javier Darío Restrepo

De un usuario cualquiera no se espera lo que sí se debe esperar en el trabajo de un periodista profesional.

Un efecto de la tecnología digital es que le puso fin al monopolio que tenían los periodistas como fuentes y emisores de información. La tecnología digital ha puesto en las manos de cualquiera persona la posibilidad de emitir, de modo que para el periodista se ha planteado el reto de producir una información profesional que justifique la existencia de su trabajo.

Este trabajo da orden a la información que hoy se está produciendo, más abundante, diversa y caótica que nunca antes en la historia; a ese orden se agregan la interpretación de los hechos, su explicación, sus dimensiones temporales de antecedentes, contextos y proyecciones, de modo que el receptor pueda tener una visión completa de la historia diaria. Para obtener y difundir una información así, digna de seres inteligentes, no únicamente curiosa, el periodista requiere una formación profesional, cada vez más exigente.

Estos requerimientos han sido acentuados por la tecnología que puso en evidencia las fallas y las debilidades de la información tradicional.

Respondido por: Javier Darío Restrepo, Gumersindo Lafuente, Álex Grijelmo, Mónica González, Jorge Cardona

Comentarios