FNPI
  • FB
  • TW
  • YouTube
  • Instagram
Foto: Pixabay / Creative Commons.

¿La redes sociales de instituciones públicas pueden usarse para defensa personal de un político?

14 de Diciembre de 2018

Consulta enviada por: Angela María Luna Villegas. Estudiante de Comunicación Social en Bogotá, Colombia

Me preocupa el constante uso de cuentas oficiales de redes sociales para hacer comunicados y defensas de tipo "personal", como por ejemplo, el caso del Ministro Carrasquilla que usó el twitter del Ministerio de Hacienda. Me interesa saber si hay regulación al respecto y lineamientos para Community Manager.

Respuesta de Gumersindo Lafuente

Nunca debería utilizarse una cuenta institucional en redes sociales para ventilar asuntos personales. 

Envía aquí tus inquietudes sobre ética periodística.

También te podría interesar: La relación del periodista y sus lectores en redes sociales

Respuesta de Javier Darío Restrepo

Hay que volver a la noción y definición de lo público como lo contrario a lo privado y personal, de modo que quede claro que el interés privado no debe prevalecer sobre el interés público y que éste no debe subordinarse a lo privado.

La corrupción en el sector oficial comienza por esa confusión de prioridades y se desarrolla con prácticas en que el interés privado del funcionario se impone sobre el interés público.

Pasa evitar la injusticia de las generalizaciones hay que estudiar punto por punto el caso propuesto:

  • El uso de espacios oficiales en las redes sociales para que un funcionario haga su defensa frente a acusaciones por asuntos de su cargo. Los espacios oficiales son para eso: para que se potencie la voz del funcionario acusado. Como cualquiera persona que afronta una acusación: es su derecho y obligación presentar su versión. La presunción de inocencia, que es un derecho de las personas acusadas,  tiene uno de sus instrumentos en esa voz de defensa del acusado . Además, al explicar su manejo de los asuntos públicos, el funcionario cumple el deber de dar cuenta de su trabajo.
  • En cambio, el uso del espacio oficial para asuntos personales es un abuso parecido al del funcionario que utiliza los vehículos oficiales para el transporte de sus hijos al colegio o de su señora cuando va de compras o al salón de belleza. 

 

Respondido por: Javier Darío Restrepo, Gumersindo Lafuente

Comentarios