Fundación Gabo
Foto: Pixabay / Creative Commons.

Información y propaganda: consejos para mantener la independencia periodística

19 de Diciembre de 2018

Consulta enviada por: Humberto Negrón. Bloggero de Lima, Perú

Buenas tardes, mi consulta es la siguiente, en un medio periodístico que además tiene una cadena de tiendas por departamento, ¿es ético que esos periodistas hagan análisis de los productos que se venden en esas tiendas? ¿O existe en estos casos claros ejemplos de conflicto de intereses?

Respuesta de Gumersindo Lafuente

No es, sin duda, una situación cómoda. Es muy importante que quede clara la relación de propiedad entre el medio y la cadena de tiendas. En todo caso es un conflicto de intereses que solo se puede obviar si con el tiempo los lectores comprueban que las informaciones de los periodistas son imparciales y no están al servicio de las conveniencias comerciales de los propietarios. No es raro en el mundo editorial este tipo de situaciones. Pensemos en grupos de prensa que tienen grandes editoriales de libros y en sus suplementos literarios hacen críticas o recomendaciones. Ahí puede darse un conflicto similar al que plantea en su pregunta. En este caso, la imparcialidad habrá que demostrarla con los hechos.

Envía aquí tus inquietudes sobre ética periodística

Respuesta de Javier Darío Restrepo

La independencia de periodistas y de medios es una garantía que se les da a todos los receptores de que encuentren en su medio información y no propaganda; y de que al informar se les sirve a todos y no a intereses particulares.

Manuales de Estilo y Códigos deontológicos tienen el cuidado de señalar que la separación entre información y propaganda debe ser clara. Llevan este cuidado hasta el extremo de exigir que las informaciones sobre un tema vayan en páginas separadas de las que contienen avisos sobre empresas o entidades dedicadas al mismo tema. El lector debe entender que la información es independiente de los intereses de los anunciantes.

Esta independencia le demuestra al lector que puede creer en la información. Si, por el contrario, como en el caso de la consulta, se puede sospechar que la información favorece los intereses del periodista o de su medio, la información es poco o nada creíble.

Debe ser una preocupación del periodista y de los medios que a la búsqueda de la verdad y de la documentación que la acredite como verdadera, se agreguen las garantías de que es independiente. La credibilidad es una calidad exigente que se reclama como un derecho asociado al derecho de ser informado, y que el periodista debe tener en cuenta como parte de su servicio de información.

También te podría interesar: Diferencias entre un medio publicitario y uno de información

Respondido por: Javier Darío Restrepo, Gumersindo Lafuente

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.