¿Qué imágenes utilizar en los medios cuando se cubre un atentado?
22 de Julio de 2016

¿Qué imágenes utilizar en los medios cuando se cubre un atentado?

Foto: Pixabay / Publicado bajo licencia Creative Commons.

Otra vez estamos confundidos: ¿es buena o mala la publicación de imágenes como las del atentado terrorista contra el exministro Londoño?

Respuesta

El problema no son las imágenes sino la manera de publicarlas. Es obvio que la manera sensacionalista de la prensa amarilla con sus grandes fotos, sus primeros planos y sus textos escritos para excitar la curiosidad, es un irrespeto al lector y a las víctimas.

Observen las características de ese formato sensacionalista:

1.    El tamaño de la fotografía, de grandes dimensiones para llamar la atención en el primer impacto. Un editor serio adopta un tamaño discreto porque su intención no es la del escándalo, sino la de informar; por eso opta por el tamaño indispensable para ilustrar la información.

2.    Los primeros planos. Como se sabe una imagen se presenta en primer plano, es decir, con información de un detalle que la cámara registra con gran tamaño, mientras deja los demás elementos de la imagen en lugar secundario. La prensa sensacionalista destaca el rostro destrozado, o el miembro cercenado, o la herida sangrante, o la desnudez de lo íntimo porque su propósito es excitar los sentidos. El editor responsable, por su parte, prefiere los planos medios, los planos generales que dan cuenta del hecho sin apelar al morbo, ni al estímulo de la sola curiosidad.

3.    Los textos en grandes tipos de color rojo para convocar los sentidos, destacan el aspecto sensacional de los hechos, aunque esa solo sea una parte de la verdad del hecho. Se trata de vender la noticia con lo que se considera su parte más excitante; el medio responsable, por su parte, armoniza la información verbal con la imagen porque no piensa atraer lectores o televidentes, sino en informarlos bien.
Aplicadas estas tres consideraciones a la información sobre actos terroristas, dan por resultado un uso de las imágenes guiado por la intención de servir más a la inteligencia que a los sentidos.

Documentación

(Consideraciones de periodistas sobre las imágenes que utilizaron después del atentado del 11 de septiembre de 2001)

Olivier Mazerolle, de France 2, estima que nunca habría ofrecido imágenes sangrientas, pero admite que los canales estadounidenses se resisten a la hora de rodar ese tipo de imágenes “por razones patrióticas”.

Jim Rutemberg y Felicity Barringer entraron la noche del 11 de septiembre a diversas redacciones de televisión para preguntar sobre las opciones editoriales. “Empezaban a llegar imágenes horribles. Había sangre. Había cuerpos desmembrados. A pesar de que algunos periodistas querían mostrar esas imágenes el director del canal MSNBC decidió no difundirlas. Creo que existen muchas maneras de enseñar el horror, sin caer en lo sanguinolento. ¡Hay algo más horrible y visual que un inmueble 110 pisos cayéndose ante nuestros ojos?” “La pregunta es: ¿ se informa o se causa un dolor inútil?” se oyó en el canal ABC.

Sandy Geneluls, de CBS News, dijo: “En todo momento nos planteábamos la cuestión: ¿aportamos algo más a la historia difundiendo esa imágenes? Así hicimos públicas únicamente las imágenes por el placer de demostrar que las teníamos”. 

Observó Marc Ferro, historiador especialista en imagen: “nunca se enseñan los muertos propios, sino los del adversario”.

Comenta el profesor Tom Golstein: “Los medios de comunicación de Estados Unidos han decidido no enseñar ese tipo de imágenes. ¿Eso plantea realmente algún problema? ¿Se trata de un caso de censura? Rotundamente no. Es un asunto de gusto. Una diferencia cultural, si usted quiere.

Del Informe de Alexandre Levy y Francois Bugingo para Reporteros sin Fronteras.

Tipo Consulta: 

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.