¿Existe relación entre posverdad y libertad?
20 de Junio de 2017

¿Existe relación entre posverdad y libertad?

Foto: Pixabay.com/Fifaliana .

Seguí el tuit debate de la FNPI sobre la relación entre la posverdad y la libertad, pero no me quedó claro: ¿tiene que ver la posverdad con la libertad?

Respuesta:

Tienen relación. Cuando uno de los participantes respondió que la posverdad afecta a lectores, oyentes o televidentes, dio una respuesta acertada, aunque incompleta.

Los afecta porque les impide conocer la verdad y, por tanto, los priva de un elemento necesario para ser libres: la información creíble sobre la realidad.

En efecto, se llega a la libertad con el ejercicio de decidir, pero nadie puede decidir si no conoce la materia de su decisión. Por ejemplo: un voto libre es posible si hay un conocimiento de los candidatos y de sus programas. Ese conocimiento es el que permite una decisión inteligente y libre que, a su vez, fortalece la libertad del elector. Están relacionados, por tanto, el conocimiento de la verdad y la libertad.

La expresión evangélica: “La verdad os hará libres”, deja claro que quien informa la verdad contribuye a la libertad de las personas y de la sociedad; y quien informa falsamente, tergiversa o recorta la verdad, atenta contra la libertad personal y social.

Esto explica porque quien quiere aprovechar el poder del Estado, o de los partidos, o de la religión, o de la economía o de la cultura, para imponer sus propios intereses personales o políticos, se vale del control sobre los medios de información para imponer su “verdad”, que es verdad a medias, manipulada o falseada. Así, la posverdad atenta contra la libertad de los receptores de información y del emisor porque veda el acceso de unos y otros a la realidad.

Documentación

La verdad es una pelea. Es un trabajo muy difícil. Pero la lucha vale la pena: los valores del periodismo tradicional son relevantes, importan y vale la pena defenderlos. La revolución digital ha hecho a los periodistas más responsables frente a sus lectores. Y, como lo demuestra la historia de Hillsborough, los viejos medios de comunicación podían difundir las más espantosas mentiras y se tardaba años en desmentirlas. Algunas de las antiguas jerarquías se han desarmado para siempre, lo cual se ha traducido en debates más abiertos y ha desafiado a las elites cuyos intereses a menudo controlaban los medios.

Creo que vale la pena luchar por una cultura periodística fuerte. También por un modelo de negocio que sirva y compense a las organizaciones mediáticas que buscan la verdad en el corazón de todas las cosas que ayudan a construir una audiencia activa e informada que investigue a los poderosos, en lugar de una multitud mal informada y reaccionaria que ataca a los más vulnerables. Los valores periodísticos tradicionales deben celebrarse y respetarse: informar, verificar, recoger testimonios e intentar de verdad descubrir lo que pasó.

Katharine Viner, directora de The Guardian: Cómo la tecnología ha alterado el concepto de verdad. En eldiarioo.es, octubre de 2016. Madrid, España. P.73, 74

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.