Consultorio Ético de la Fundación Gabo
22 de Julio de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Cuál es la forma correcta en que un medio de comunicación debe hacer la rectificación periodística? R.- Es una norma incluida en los Códigos de Ética y en los manuales de estilo, que la rectificación es:
Un deber para con el receptor de informaciones, que corresponde a su derecho a recibir una información exacta. Ese derecho le impone al periodista la obligación de rectificar, sobre todo, cuando su información causa, o puede causar daño a las personas. Esa rectificación debe hacerse de modo claro y franco, de modo que los receptores queden en condición de conocer la verdad rectificada y de aceptar la transparencia con que el responsable del error admite su responsabilidad. A esa franqueza y claridad debe agregarse la seguridad de que el error no se repetirá dentro de lo humanamente posible.
Más allá del incidente personal que da lugar a la rectificación, hay que señalar la importancia y utilidad de rectificar. Esta es una práctica que permite reparar la credibilidad afectada por el error; además crea una coyuntura favorable para detectar las debilidades o fallas que inciden en la redacción, y da la oportunidad de adoptar los correctivos consiguientes, y de descubrir claves que aseguren unas prácticas de excelencia en el ejercicio profesional.
Documentación
El periódico puede asumir las siguientes actitudes respecto de los errores comprobados o las solicitudes de rectificación:
Que el diario admita el error. Se publica la rectificación convenida, sin hacer mayor alarde de ella. Que el periódico considere que no cometió el error e insista en la versión original. Debe publicarse la rectificación en todos los casos en que la legislación boliviana lo demande, junto con una nota de la Redacción en la que se explique su posición. Esta nota debe ser concreta y no polémica, y limitarse a los hechos. Que el periódico haya sido víctima de una celada, razón por la que publicó el error. Esto amerita un tratamiento noticioso aparte, además de la rectificación.
Manual de Redacción de El deber, Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, A. 3.4.1

Debe ser el propio diario el que rectifique los errores en que puede haber incurrido, aunque no lo pida el interesado.

En La Nación, como se sabe, se publica una fe de erratas en la que se registran errores anteriores. Pero hay casos en que, por su importancia, las rectificaciones demandan mayor espacio, que el diario brindará espontáneamente.
Manual de Estilo y Ética periodística de La Nación de Buenos Aires.

Los diarios y periódicos deberán tener cuidado de no publicar material inexacto, engañoso o tergiversado.
Cada vez que se reconozca que una inexactitud significativa, una declaración engañosa o un información tergiversada hayan sido publicadas, deberán ser inmediatamente corregidas y debidamente destacadas.
Se publicará una disculpa cada vez que corresponda.
Código de prácticas de la prensa británica.

The Washington Post está empeñado en reducir al mínimo el margen de errores que comete y en corregir los que se producen. Nuestro objetivo es la precisión; nuestra defensa la imparcialidad. Debemos escuchar respetuosamente a las personas que nos hacen notar los errores.
Código de Conducta de The Washington Post.

El periódico ha de ser el primero en subsanar los errores cometidos en sus páginas, y hacerlo lo más rápidamente y sin tapujos. Esta tarea recae de manera muy especial en los responsables de cada área informativa.
La primera responsabilidad de las erratas y equivocaciones es de quien las introduce en el texto; y solo en segundo lugar, del editor encargado de revisarlo.
Libro de Estilo de El País, Madrid. A 1.10, 1.11.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.