¿En los medios se debería publicar videos de agresión y abuso sexual?
21 de Abril de 2017

¿En los medios se debería publicar videos de agresión y abuso sexual?

Perú 21 publicó el video de la violación de una joven en una discoteca. Nadie hizo nada para ayudarla, hubo comentaristas que insultaron a la víctima por estar, supuestamente, ebria. Se hizo un escalofriante recuento de los comentarios. ¿Cómo ve usted este hecho, desde el punto de vista ético?

Respuesta:

 La pregunta plantea una importante reflexión: ¿cuál sería la actuación ideal de la prensa en un caso como este?

1.- Descartaría cualquiera intencionalidad de aprovechamiento económico de esta noticia. La intencionalidad del reportero, lo mismo que la del editor, puede ser la de valerse del hecho como una oportunidad para hacer una publicación de sensación. En efecto, un hecho así atrae la curiosidad morbosa del público y las cifras de sintonía o de circulación se dispararán. Si, por el contrario, en vez de darle prioridad a lo económico, predomina la voluntad de servir, todo cambia.

2.- Una voluntad de servicio tiene en cuenta a la víctima y a su familia; por tanto, descarta imágenes o tratamiento noticioso que puedan hacer daño. En cambio destaca aspectos que la audiencia debe tener en cuenta:

a. ¿Por qué puede pasar esto en un establecimiento público que, obviamente, debe estar sujeto a una regulación que protege a las personas que hacen uso de sus servicios?

b. ¿Qué pasa con el agresor? ¿Este, u otros como él, pueden actuar impunemente y sin que nada impida sus abusos?

c. ¿Qué hacer frente a la insensibilidad de los testigos y del público que nada hacen para ayudar a las víctimas?

d. ¿Qué pensar de los que reaccionan inculpando a la víctima con el argumento fácil de que estaba ebria, o porque “ella se lo buscó”?

Cada una de estas preguntas deja en claro que la prensa no se puede limitar a contar la historia y a ampliar el escándalo; sino que lo suyo es contribuir para que episodios como este no se repitan. De no ser así, la prensa es prescindible, puesto que cumple un papel irrelevante y anodino. Una utilización creativa de las reacciones de la gente frente al hecho permite registrar el rechazo, estimular las propuestas, difundir las ideas que alejan de la actitud dañina de la indiferencia o de las condenas emocionales.

En efecto, lo propio del periodismo es ir más allá de la noticia y contribuir a un cambio de la historia. Cuando es así, la prensa es imprescindible.

Documentación

Los hechos son los grandes persuasores, son unos persuasores intrínsecos, incluso cuando se presentan como simples hechos e invitan al público a sacar sus propias conclusiones. Por tanto, la gran capacidad persuasora de los hechos no está tanto en los textos cuanto en la imagen continua de la realidad que nos pone ante los ojos y que se compone de los hechos que selecciona en cada noticia. Lo que básicamente influye en la sociedad es la imagen del presente que ponen los medios, y la persuasión fundamental es la de que “esto es lo que hay”.

Un medio solvente trata de influir directamente a través de sus comentarios, pero en cuanto a las noticias se limita a ofrecer esos persuasores intrínsecos que son los hechos. Esos hechos han sido suministrados por fuentes interesadas, por lo cual en el interior de la llamada influencia de los medios está la influencia de los que suministraron los hechos, aunque tales hechos hayan sido universalizados en sus perspectivas y neutralizados en su presentación por la actitud informativa de los medios. De ahí también la reticencia de los actores políticos respecto de los medios, que por una parte difunden los hechos que los políticos han suministrado, pero por otra lo hacen desde la distante perspectiva y el tono propio de terceros.

Lorenzo Gomis en Teoría del periodismo. Paidos, Barcelona 1997.      P. 156- 157.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.