Fundación Gabo

¿Qué debe hacer un periodista para confirmar la veracidad de la información entregada por una fuente?

17 de Marzo de 2017

Consulta enviada por: Jaime Cortés, Perú

¿Para confirmar una información basta con verificar si la fuente lo dijo o no? Además, la fuente suele ser única. Esto sucede con la mayoría de las noticias ¿Es ético ese proceder?

Respuesta:

 En las empresas serias – que son las más sólidas-  se mantiene un riguroso protocolo de calidad que se aplica a sus productos, sin falta.

En cualquier medio periodístico la calidad de su producto tiene que ver con la verdad de sus informaciones. Todo en su recolección, confirmación, procesamiento y difusión debe garantizar que a los lectores, oyentes o televidentes se les entregará la verdad de lo sucedido.

Por eso adquiere tan grande importancia la selección de las fuentes en las que el reportero examina si son independientes, si conocen el tema que se investiga, si las mueve algún interés personal que les impida decir la verdad. Además deben ser varias las fuentes y con distintas miradas sobre el objeto de la información. Estas son reglas elementales conocidas desde la universidad que, sin embargo, parecen desaparecer bajo el impacto de la prisa con que se trabaja y la familiaridad con la información, que hace perder el rigor.

Los más expertos en el oficio y los medios de mayor calidad son cuidadosos en todo lo que concierne a la verdad de la información. Existen departamentos dedicados exclusivamente a la confirmación y exactitud de los datos de modo que ninguna afirmación se hace sin su debido sustento, ninguna fuente anónima sobrevive, nada se da por sabido y ningún adjetivo reemplaza una sólida información.

Son cuidados que se sustentan en la sólida convicción de que si el lector está dispuesto a confiar en el periodista y en su medio, el periodista debe hacerse digno de esa confianza con una práctica rigurosa de la veracidad estricta de sus informaciones.  

Documentación

David Yarnold, director ejecutivo del San José Mercury News, ha elaborado una serie de preguntas que ha llamado “test de veracidad”.

Cuando trabajan en determinada noticia, los redactores tienen que responderse las siguientes preguntas:

  • ¿La base de la historia tiene suficiente apoyo?
  •  ¿Ha verificado alguien por teléfono o en persona, todos los números de teléfono, las señas o la dirección de internet que aparecen en la noticia? ¿y los nombres y los títulos y tratamientos?
  • ¿Es necesario el material de apoyo para comprender la noticia completa?
  • ¿Se ha identificado a los protagonistas de la historia? ¿Nos hemos puesto en contacto con ellos? ¿Se les ha dado a todos la oportunidad de hablar?
  • ¿Se inclina la noticia por alguna de las partes o hace sutiles juicios de valor? ¿ Les gustará a algunas personas esta noticia más de  lo que debería?
  • ¿Falta algo?
  • ¿Son exactas todas las citas entrecomilladas? ¿Las hemos atribuido correctamente? ¿Captan lo que la persona en cuestión quería decir?

Esta lista de preguntas que Yarnold imprimió y algunos editores pegaron sobre sus ordenadores comenzó siendo un experimento.

 Bill Kovach, Tom Rosenstiel en Los elementos del periodismo. Editorial El País. Impresión en Colombia, 2003.    P 122, 123

Respondido por: Javier Darío Restrepo

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.