Fundación Gabo
Esta fotografía tomada por los bomberos en medio de la tragedia de Mocoa, Putumayo, fue portada en El Espectador del domingo 2 de abril.

¿Es ético publicar la imagen de niños muertos en una tragedia?

7 de Abril de 2017

Consulta enviada por: Camila Morales, Colombia

La tragedia de Mocoa, Putumayo, con sus más de 300 muertos fue ilustrada en la portada del diario El Espectador con la foto de un bebé muerto que un socorrista lleva en brazos. ¿Fue correcta la publicación de esa foto? ¿Cuál debe ser el criterio ético para el manejo de esas imágenes?

Respuesta: Un primer elemento para tener en cuenta es la naturaleza de las reacciones que provocan esas imágenes: son reacciones de sensibilidad ofendida por las condiciones sujetivas de quienes expresan rechazo; o de juicio sereno que aprecia el valor informativo de la fotografía. Ninguna de las dos puede ser la base para un juicio ético universal.

Los manuales de estilo y los códigos de ética coinciden en la necesidad de un equilibrio entre el derecho a la información y el derecho a la intimidad y a no ser revictimizado. Por tanto, sus normas tienen en cuenta:

  1. El derecho a la información que
    • Se vale de las imágenes para sensibilizar. Fue el caso del bebé hallado ahogado en una playa turca y que hizo sentir el drama de los migrantes. Pero, repetir estas imágenes innecesariamente pueden producir insensibilidad colectiva.
    • Debe preguntarse si la imagen aporta información y si puede producir daño.
  2. El derecho a la intimidad que
    • Implica que no se aumente el sufrimiento de las personas.
    • Implica que la imagen se use por su valor informativo y no como simple ilustración.
    • No debe hacer parte del propósito de montar espectáculo.
    • Debe respetar la privacidad del sufrimiento (Una persona que llora debe ser respetada por las cámaras).
    • Elude los primeros planos.
    • Debe acompañarse con un lenguaje sereno y esperanzador.

En términos generales, esta -como todas las imágenes- se emite como parte de un servicio para la sociedad, no como argumento para un negocio.

Documentación

Se requiere un esfuerzo por conseguir un equilibrio entre el derecho a la información y el derecho a la privacidad de las personas.

La mayoría de las personas coinciden en que a la hora de dar la noticia sobre el suicidio de una persona no pública, no se deben mostrar imágenes del cadáver, que no es necesaria para conocer la información y que atenta contra el derecho a la privacidad de la víctima y de sus familiares. Los códigos de regulación también se suman a la idea de que un suicidio no es una noticia, y su tratamiento forma parte de los libros de estilo.

Cuando se trata de mostrar imágenes de cadáveres en accidentes, hay que evitar el sensacionalismo y tratar de encontrar maneras de mostrar la noticia sin que atente contra la sensibilidad del receptor.

Sobre este tema, los códigos recomiendan prudencia a la hora de mostrar imágenes de personas muertas y sugieren evitar los primeros planos, también manifiestan que hay formas adecuadas de mostrar la noticia. Los códigos se preocupan por la forma adecuada, que no sea solo de forma abstracta; sugieren tipos de encuadres, entre otras recomendaciones formales.

El retrato de la guerra es el que genera mayor consenso de que para conocer la noticia hay que ver su alcance. Y al tratarse de un acontecimiento de tal magnitud, el derecho a la información prevalece por encima de los demás.

Fabiola Alcalá: Función de imágenes de personas muertas en los medios. En La ética informativa vista por los ciudadanos. Editorial El Ciervo, Barcelona, 2010. P.  255-256

Respondido por: Javier Darío Restrepo

Comentarios

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.