¿Cómo anda el reloj de la ética: de prisa, o como tortuga?
29 de Marzo de 2017

¿Cómo anda el reloj de la ética: de prisa, o como tortuga?

Si uno como periodista tiene que mantener al día al público, lo natural es que trabaje con prisa porque la noticia no da espera. Pero acabo de leer que la prisa es la madre de todos nuestros errores. ¿Cómo anda el reloj de la ética: de prisa, o como tortuga?

Respuesta:

 El dilema ético es ¿mantenerlos al día con una información incompleta y superficial, por la prisa;  o con noticias completas y profundas, pero más demorados?

La apuesta por la información rápida que llegue antes de la que publica la competencia, es la de quienes ven la noticia como una mercancía que se vende más si llega primero.

Habría que mirar las noticias, no como una mercancía, sino como un servicio a la inteligencia del lector, para liberarse de la dictadura del tiempo.

A esta consideración sobre el manejo del tiempo habría que agregarle la relación tiempo-calidad. La naturaleza de la noticia demanda mayores raciones de tiempo puesto que los hechos nunca se presentan desligados de otros factores  que los condicionan y que influyen en su naturaleza, razón por la que  su conocimiento instantáneo es, forzosamente, incompleto, mientras su estudio cuidadoso corresponde al ritmo lento de las actividades de la inteligencia; de donde se  concluye que la información apresurada e instantánea proporciona un servicio incompleto al receptor de la información.

Así pues, el reloj de la ética informativa no marcha con el ritmo apresurado que quieren imponer los negociantes sino con el ritmo más lento con que se mueve el pensamiento.

Documentación

El estudio ”Hábitos de trabajo del periodista latinoamericano” encuestó a 182 periodistas de 11 países: Argentina, Bolivia, Chile Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela.

Según Paul Linnarz director del programa regional de la fundación Konrad Adenauer “las respuestas de esta encuesta contienen información valiosa que permite proyectar ideas generales sobre las condiciones de trabajo de los periodistas”.

De los 182 periodistas encuestados, 90 escriben para periódicos, 39 trabajan en la radio, 37 en televisión, 9 en agencias de noticias y 7 en internet.

El estudio demuestra que la mayoría de los periodistas trabaja contra el tiempo. Cerca de la mitad de los encuestados dispone de menos de 4 horas para entregar sus notas de prensa.

En Bolivia y Guatemala todos los periodistas dijeron que trabajan a tiempo completo. Según Raul Peñaranda en “Retrato del periodista boliviano” ”menos de un tercio de los periodistas trabaja en una jornada normal de 8 horas. La jornada típica de un periodista puede tener 12 horas de trabajo continuo.

Cuando la encuesta pide que detallen de cuant tiempo disponen para elaborar su nota de prensa, se notan las diferencias.

Seis de cada diez periodistas bolivianos deben entregar  sus notas en menos de 4 horas. En México solo el seis por ciento entrega sus notas en menos de 4 horas, el 61% lo hace entre cuatro horas y una jornada de trabajo. Un 17% entrega sus notas entre dos y cinco días y el resto en una semana o más.

El 85% de su tiempo lo pasan los periodistas argentinos en su escritorio, los guatemaltecos, en cambio reparten su tiempo: el 62% en la calle y el 38% en la oficina.

Permanecen en su escritorio los mexicanos más de la mitad de su tiempo Uruguay el 65%, Ecuador 62% Chile 59%, Colombia 58% y Venezuela 58%. En Bolivia  el 47% del tiempo están en la oficina y el 53% en la calle.

Según el periodista polaco, Ryszard Kapuscinski lo ideal es que el periodista se interne en el mundo del cual va a escribir. Por lo visto eso no ocurre en los encuestados.

Cesar Ordóñez,  Hábitos profesionales de los periodistas latinoamericanos,  Sala de prensa, 06.06.05.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.