¿Debe un periodista publicar una noticia sin consentimiento de la fuente por ser un tema de interés publico?
29 de Marzo de 2017

¿Debe un periodista publicar una noticia sin consentimiento de la fuente por ser un tema de interés publico?

Durante un coctel un alto funcionario dela embajada de Estados Unidos le contó a un periodista que se le había negado la visa a unos empresarios por lavado de dólares. El periodista publicó la noticia sin pedir el consentimiento de la fuente y explicó que se trataba de una información que interesaba a la sociedad y la urgía a activar mecanismos de defensa. ¿Es una justificación aceptable?

Respuesta-

De este episodio resultan varias preguntas: ¿Puede  utilizarse como información pública una conversación privada? Es obvio que en la conversación privada se da por supuesta la confianza entre los interlocutores, por tanto se impone la autorización para publicarla y citar el nombre del interlocutor;  es su derecho y, además, una garantía para el lector que el nombre de la fuente sea conocido.

¿Basta esa sola fuente?

También es obvia la respuesta negativa. Además de esa fuente son necesarias otras que confirmen, maticen o nieguen la información. Y, sobre todo, es un deber consultar a las personas acusadas.

El recurso a otras fuentes, además, legitima el uso de una información cuya publicación haya sido restringida por una primera fuente que puede ser sospechosa  de difundir un rumor.  Las otras fuentes pueden invalidar la primera información, o convertir  lo que parecía rumor en  una noticia.

El rumor, en efecto, aunque se refiera a asuntos de interés público, no debe convertirse en noticia. Para que llegue a serlo debe ser rigurosamente comprobado con otras fuentes. Solo así se le presta a la sociedad un servicio oportuno y sólido.

Documentación

El rumor corre por falta de noticias. Por consiguiente se debe proporcionar al pueblo noticias lo más exactas posibles. Así el rumor corre cuando los hechos acaecidos tienen importancia en la vida de los individuos y cuando los detalles que les llegan son incompletos o sujetivamente ambíguos.

“Los tres pasos sicológicos del testimonio son percibir, recordar, informar. Los mismos tres pasos producen la transmisión del rumor, excepto que aquí los pasos se repiten a través de cada uno de los eslabones de la cadena y el acto de escucharse algo que habla de oídas”

Cuando hay ausencia de información, sale al relevo una serie de notas que pretenden suplir lo que la gente requiere para satisfacer su curiosidad o su necesidad de conocer.

Al presentarse como alternativa es cuando resalta la cualidad falaz del rumor de que no obstante no ser valorativo e instigador en cuanto al significado se disfraza habitualmente como portador de información objetiva.

El segundo problema es que la gente no se ha formado una conciencia del rumor y por lo general no atina a reconocer un rumor al enfrentarse a él.

Para los gobiernos los rumores son molestos porque se trata de informaciones fuera de control, y aún más el rumor no precede a la persuasión, sino que es su manifestación visible.

Javier Contreras en: Rumores, voces que serpentean. Universidad  autónoma de Chihuahua, México

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.