¿Cómo lograr que la audiencia se interese por algo más que el espectáculo?
12 de Enero de 2017

¿Cómo lograr que la audiencia se interese por algo más que el espectáculo?

¿Cómo hacer para que el periodista de espectáculo no siga ganando? ¿Cómo hacer entender que el morbo no siempre gana y que el periodismo serio también puede tener grandes resultados?

Respuesta: El objetivo principal del periodista no es ganar puntos de sintonía, ni obtener grandes cifras de circulación; estas son tareas y preocupaciones de la gerencia.

Lo del periodista es ofrecer día a día una información de calidad sobre temas de interés público.

Para un público que ha sido formado en el culto a lo sensacional, la noticia de escándalo es y será la preferida; por tanto, con un público así, el sensacionalismo siempre tendrá las de ganar.

Es una tendencia que solo muy lentamente se podrá alterar, o sea cuando los medios dejen de estar al servicio del negocio y cuando la prioridad sea responder al interés del lector. En este caso corresponde al periodista la producción de informaciones que vayan más allá de lo que se vio y oyó y que revelen a los receptores una versión inteligente y previsora de los hechos. Este periodismo de calidad es posible si el periodista omite radicalmente toda consideración comercial y de conquista masiva de audiencias.

Este tratamiento de la noticia es una posibilidad abierta para todos los temas, incluido el del espectáculo, si la información se asume como contribución a la formación de los espectadores de modo que, de sujetos pasivos se conviertan en sujetos activos, con capacidad crítica y conocimiento de los antecedentes, contextos y consecuencias de los espectáculos a que asiste.

Documentación

Hablando de espectadores o usuarios de los medios audiovisuales, la exigencia ética ineludible hoy en día es la de una formación adecuada para el uso de los mismos.

Ya desde la adolescencia habría que enseñar a la gentre a desarrollar el sentido crítico con el fin de que después no se comporten de forma pasiva ante los mensajes que psicológicamente llegan en forma de bombardeo ininterrumpido La gente tiene que aprender a discernir lo que es información de lo que es mero espectáculo o ficción. Nótese que  aún cuando se trata de emisiones estrictamente informativas, desde el momento en que son procesadas por la radio, el cine o la televisión se convierten en espectáculos. Son medios que por su propia naturaleza son espectaculares y en proporcional medida simuladores y falseadores de la realidad desnuda. Cosa que todo el mundo debería saber.

La formación del público en materia de medios audiovisuales exige un conocimiento adecuado de los mecanismos de que dependen los procesos de producción y distribución de periódicos, películas y emisiones de televisión. Si muchos supieran cómo se confeccionan esas emisiones o ediciones, otro gallo les cantaría. Probablemente los responsables de esas emisiones o ediciones serían más responsables y los receptores más moderados en sus apreciaciones.

Niceto Blázquez: Etica y medios de comunicación. Ediciones BAC, Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 1994, p.418.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.