El caso de una mujer violada por su marido: Un alcohólico con quien ha tenido 5 hijos y de quien espera el sexto, considera que por estar casados ella es de su propiedad. Ella no se atreve a denunciarlo, ¿Como escribir esta historia?
22 de Julio de 2016

El caso de una mujer violada por su marido: Un alcohólico con quien ha tenido 5 hijos y de quien espera el sexto, considera que por estar casados ella es de su propiedad. Ella no se atreve a denunciarlo, ¿Como escribir esta historia?

Foto: Pixabay

El caso de una mujer violada por su marido: Un alcohólico con quien ha tenido 5 hijos y de quien espera el sexto, considera que por estar casados ella es de su propiedad. Ella no se atreve a denunciarlo. Además no contribuye para el sostenimiento de los hijos. Imposible contar esta historia en los medios porque la identificaría la pequeña comunidad en que vivimos.¿Como escribir esta historia? ¿Debo dejar de escribirla y buscar quién la ayude? Este es un caso que muestra lo que muchas mujeres están enfrentando en estos cinturones de pobreza. R.-El periodista y los medios tienen una responsabilidad social con la sociedad, que los obliga a ir más allá de la simple y escueta información de los hechos.
Tampoco es el suyo un trabajo de admonición y prédica sobre los deberes sociales; sino el de abrir los ojos de la sociedad a estos problemas que convierten en víctimas a los más débiles y desamparados.
Para desempeñar esta tarea el periodista tiene la herramienta de los hechos que, puestos delante de los ojos de sus lectores, les hacen ver lo que hay más allá de las historias individuales.
El registro de historias individuales, como la de la consulta, es una solución insatisfactoria. Puesto que se trata de “una muestra de lo que muchas mujeres enfrentan “se trataría de adelantar una campaña informativa en unión con los demás medios de comunicación para hacer consciente a la sociedad de la situación que se vive en esos cinturones de pobreza. Un equipo de trabajadores sociales, de sociólogos y de periodistas de los distintos medios puede proporcionar un material informativo que busque movilizar a la sociedad y estimule la puesta en marcha de soluciones. Esto le dará a la prensa un motivo dignificador y sacaría la información local de la deprimente rutina de estar informando en el vacío
Documentación
Josep Pulitzer propuso en 1902 fundar la Escuela de Periodismo en la Universidad de Columbia en Nueva York con el propósito de contribuir a elevar la calidad periodística y establecer parámetros de comportamiento orientados a dignificar tanto el quehacer informativo como sus relaciones con la sociedad. Si la profesión se alimentaba de conocimientos e introyectaba un honesto sentido de responsabilidad, arguía Pulitzer, solo de esa suerte podría evitar su plena subordinación a los intereses comerciales. Tales preocupaciones estuvieron latentes a lo largo de todo el siglo XX, dieron cauce a la creación de otras escuelas y abrieron la brecha de la inquietud y la reflexión sobre asuntos éticos y profesionales en materia informativa.
Pero el hecho que empezó a desplegar una profunda e interesante discusión germinó en 1942 cuando al entonces rector de la Universidad de Chicago, Robert Hutchins, le fue solicitado un estudio sobre las perspectivas de la libertad de prensa. Meses después se constituyó un equipo de 13 miembros, la mayoría académicos y algunos representantes de la sociedad civil encabezados por el propio Hutchins y en marzo de 1945 entregaron los resultados de su trabajo.
El informe contenía quejas sobre el trabajo de los medios y proponía métodos para alcanzar una mayor responsabilidad periodística.
Entre las prácticas contrarias a los principios liberales se destacaba que la prensa aprovecha su amplio poder para sus propios fines, particularmente los de los dueños, se ha subordinado a los intereses comerciales de las grandes empresas, se ha resistido al cambio social; con frecuencia da mayor relieve a lo superficial y sensacionalista en detrimento de lo realmente significativo a nivel social; ha puesto en peligro la moral pública; invade la intimidad de las personas y es controlada por una clase económica pudiente que dificulta el acceso de nuevas visiones u opciones periodísticas.
La Comisión propuso una nueva agenda para los medios al definir sus cinco deberes principales:
Suministrar un relato veraz, completo e inteligente de los acontecimientos en un contexto que aporte significado. Servir como foro para el intercambio de comentarios y críticas. Presentar un cuadro representativo de los grupos diversos de la sociedad. Presentar y clarificar las metas y valores de la sociedad. Facilitar el acceso pleno a la información del día.
Omar Raul Martínez: Semillas de periodismo, Artículo XIX, Ciudad de México, 2010. P. 48, 49, 50.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.