¿Es válido copiar y pegar, sin corroborar, la cita de una fuente utilizada por otro colega?
6 de Enero de 2017

¿Es válido copiar y pegar, sin corroborar, la cita de una fuente utilizada por otro colega?

¿Es ético que un periodista debidamente identificado utilice un reportaje de otro colega para su blog, sin verificar que lo dicho en ese reportaje sea cierto?

Respuesta: Sugiere este caso dos consideraciones: 1.-  sobre la responsabilidad, como valor; y de esta resulta la #2: el manejo de las fuentes.

1.- El sentido de la responsabilidad impone una mirada hacia el futuro en el ejercicio profesional. Es la que responde a la pregunta sobre las consecuencias de la acción comunicativa. En efecto, no hay comunicación sin efecto.

Puesto que toda comunicación tiene efectos, es responsable preverlos y por tanto,  el examen cuidadoso  de la exactitud de los términos utilizados e nla comunicación. Lo que nos lleva a una segunda consideración.

2.- Un periodista es responsable de todos los términos de su comunicación cuando ha verificado fuentes y contenidos. Toda fuente ha de ser mirada como sospechosa de inexactitud y/o de interés. Esto explica la actitud necesaria en periodismo: de duda y de comprobación de contenidos.

No basta tener fuentes, aún si se trata de colegas, es necesaria la comprobación de la fuente: ¿actúa de buena fe? ¿conoce el tema? ¿tendría razones o intereses para sesgar la información? Además:  la información misma debe ser examinada: ¿hay inconsistencias? ¿Hary contradicciones? ¿Es completa?

La razón de fondo para hacer este riguroso escrutinio es que el receptor de la información tiene derecho y espera encontrar una información veraz y confiable, y es deber del periodista proporcionársela en estos términos. En este sentido se expresan códigos y manuales.

Documentación

El uso de las fuentes confidenciales también puede proteger a un mentiroso a un manipulador. Si una fuente anónima miente y el reportero publica la mentira, ¿cómo puede el periodista corregir esa situación cuando se entere de la verdad? Si ha hecho una promesa inequívoca de confidencialidad está obligado por la palabra empeñada a no revelar la fuente del engaño.

Los peligros de apoyarse en fuentes anónimas deben llevar a los periodistas a desalentar con fuerzas todas las promesas inequívocas de mantener en confianza la fuente de una información publicada.

Cuando una fuente confidencial asevera algo nocivo para un individuo, especialmente una persona privada, la regla en contra de  publicarlo sin la corroboración de otras fuentes que se pueden identificar debe ser prácticamente inquebrantable. Las aseveraciones no atribuibles que causan daños personales ofenden profundamente el sentido de la justicia del público.

Jack Fuller: Valores periodísticos, Sociedad interamericana de prensa (SIP) Miami. P. 51.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.