El actuar del periodista frente a los casos de corrupción
5 de Enero de 2017

El actuar del periodista frente a los casos de corrupción

¿Qué debería hacer un periodista en casos de corrupción?

Respuesta: Una descripción cronológica sobre el proceso que se activa cuando el periodista está ante un caso de corrupción, puede responder la pregunta.

a. El periodista debe recordar que es, sobre todo, un servidor público.

b. Como tal es su deber contribuir a la defensa del bien público.

c. Establece la relación entre hecho que va a informar y el bien público.

d. Inicia la recolección de información en todas las fuentes a su disposición, recordando que las fuentes deben ser plurales y diversas.

e. Ampliar el número de sus fuentes con las que pueden aportar para la reconstrucción del hecho de corrupción y para dar  apreciaciones.

f. Someter a crítica y análisis el material aportado por las fuentes.

g. Antes de redactar preguntarse sobre la pertinencia de la información: ¿sirve para cambiar algo? ¿logrará algo más que un escándalo?.

h. Redacción sin adjetivos, centrada en los hechos, reforzada con fuentes creíbles.

i. Adoptar un plan de seguimiento de la información.

Como se ve no es una información rutinaria, compromete lo mejor de la experiencia del periodista y está dirigida al bien de la sociedad, más que a combatir alguna institución o persona.

Documentación

Una de las soluciones a los problemas de corrupción deberá consistir en un nuevo equipamiento educativo basado en la ética, así como un renovado papel de los medios informativos en el que su función no sea encubridora ni entorpezca la acción de la justicia.

Debemos aceptar la fragilidad natural del ser humano, como individuo, por tanto  todo aquel que tenga influencia sobre los presupuestos públicos deberá estar vigilado constantemente. La transparencia no evita la corrupción per se pero si crea la sensación para quien toma las decisiones de que verdaderamente esas medidas serán cuestionadas y pueden tener consecuencias y también permite a los ciudadanos comprobar que su dinero pagado vía impuestos está siendo gestionado correctamente, lo que redunda en una mayor confianza en las instituciones.

En cuanto al castigo, me refiero al castigo público por encima del judicial (que llega después, mucho después) Nuestra falta de sentido democrático permite que los políticos mientan, cometan delitos, se aprovechen de sus puestos públicos sin que por parte de la sociedad exijamos dimisiones o responsabilidades. De esta forma aceptamos y fomentamos este tipo de conductas en vez de erradicarlas.

Óscar Moreno Montoya: Corrupción, un problema de todos. El Colombiano, 10-07-2014. P 17.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.