Consultorio Ético de la Fundación Gabo
3 de Octubre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Qué exigencias se plantean en materia de formación periodística? Los pénsumes universitarios contemplan la formación en técnicas periodísticas como la investigación, la redacción, los géneros periodísticos, legislación de medios de comunicación, el uso de los distintos medios: prensa, radio y televisión además, elementos de cultura general y de conocimiento de la problemática actual del país y de la región y elementos éticos.
Las discusiones que hoy se dan sobre esos requerimientos tienen en cuenta los desajustes que padece el estudiante que, culminados sus estudios, entra a trabajar en un medio de comunicación. Siempre se echan de menos aspectos de formación que el nuevo profesional debe suplir en el ejercicio de su oficio. Sin embargo mantiene su validez la observación de Gabriel García Márquez sobre la redacción de los periódicos, como el lugar donde se aprende el periodismo. Otro requerimiento que debería estar en la base de todos los conocimientos es el de la formación personal en los valores éticos de la profesión: el compromiso con la verdad, la independencia y la responsabilidad social. Si se tiene en cuenta que en periodismo no se pueden separar lo ético y lo técnico, la formación para el ejercicio profesional debe construir una conciencia ética como columna vertebral de todos los conocimientos técnicos.

Documentación.

¿Dónde se forma un periodista, en la práctica o en las escuelas? Hagamos justicia a estas últimas: la sola capacidad práctica no puede abarcar todas las posibilidades actuales de la comunicación, todas las demandas sociales. La práctica tiene un límite, pero sin ella nadie puede llamarse a sí mismo comunicador. Las escuelas han abierto caminos que la pura práctica no había vislumbrado, el desarrollo teórico y metodológico constituye un aporte valiosísimo a nuestra profesión. Hay en América Latina un intercambio de experiencias entre las escuelas, un intento de orientar la capacitación en forma adecuada. Más de dos décadas permiten ya una evaluación a fin de no reiterar errores. La propia dinámica social hace que la mala formación carezca de posibilidades laborales. Queda mucho por hacer todavía y, en ese sentido, quisiera narrar algo que me sucedió en un seminario de tecnología de la información dirigida a la educación. Allí conocí al sicólogo Emilio Ribes, quien presentó una ponencia en la que hablaba de la necesidad de desprofesionalizar ciertos conocimientos para hacerlos más accesibles a la gente, sobre todo si se trata de gente vinculada al quehacer educativo.
La expresión me gustó mucho pero cuando intenté proyectarla a nuestra especialidad encontré que a nosotros nos queda un esfuerzo previo: el de profesionalizar nuestros conocimientos y nuestra práctica. Lo que ha estado ocurriendo es una mala profesionalización de la que son culpables el teoricismo, la falta de oficio y la poca especificidad de nuestros estudios. Nos queda por delante un enorme esfuerzo de profesionalización. Sólo a través de él podremos aportar algunas soluciones a las demandas sociales en el campo de la comunicación.

Daniel Prieto
En Notas sobre la Formación del Periodista.Diálogos de la Comunicación. Felafacs.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.