Consultorio Ético de la Fundación Gabo
3 de Octubre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Un grupo de periodistas independientes obtiene éxito en un programa de radio cuyos temas resultan espinosos (propiedad de la tierra, paramilitares, etc) porque tocan a sectores poderosos. Los empresarios contratan un colega para que tenga un espacio que, en condiciones de privilegio, les haga competencia.
¿Cuál debe ser la actitud de estos periodistas:Dejar el espacio Pelear desde dentro Denunciar lo ocurrido.Irse en silencio? El del periodista es un servicio público que está más allá de las incertidumbres de la competencia comercial. Ese carácter de servicio a la sociedad excede el interés personal o empresarial y le exige al periodista una actividad que no pueden limitar ni los sentimientos ni los intereses del periodista, al fin y al cabo, el de ser informados es un derecho fundamental. En casos como el que plantea la pregunta, aparece un hecho claro: o la información que se está dando es una verdad necesaria para la sociedad porque le previene los peligros que corre, y le advierte sobre sus derechos, y entonces es de interés público y nada ni nadie debe impedir que esa información se siga dando o es una información sin utilidad para la sociedad, caso en el que no valen la pena ni el riesgo ni el esfuerzo.
A la luz de estas consideraciones es obvio que son inaceptables las alternativas 1 y 4 habría que considerar la utilidad práctica de la 3 y se impone el deber de pelear desde dentro.

Documentación.

El objetivo del periódico será hacer mejores periodistas que harán mejores periódicos que servirán mejor al público. Impartirá conocimientos, no para su propio beneficio, sino para ser usado para el servicio público. Tratará de desarrollar el carácter, pero aún así será solamente el medio para un fin supremo, el bien público. Estamos enfrentando un portento del que nunca se había oído: una democracia innumerable, mundial, educada y autoconsciente. Las pequeñas revoluciones del pasado han sido afectadas por unos pocos líderes que trabajan sobre una población ignorante, consciente solamente de algunos vagos sentimientos de descontento. Ahora las masas leen. Saben cuáles son sus querellas y su poder.
Solamente la prensa hace del interés público el suyo propio. El negocio de todos es el negocio de nadie, excepto del periodista lo es por adopción. Si no fuera por su cuidado, casi todas las reformas quedarían sin nacer. El le recuerda a los funcionarios su deber. El expone las maquinaciones secretas del saqueo. El promueve todos los planes que prometen progreso. Sin él la opinión pública sería informe y muda. El junta todas las clases, las profesiones y les enseña a actuar en concierto con las bases de su ciudadanía común.

Josep Pulitzer
En Planeando una escuela de periodismo. 1904. Universidad de Antioquia. Documentos. Medellín 1999.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.