Consultorio Ético de la Fundación Gabo
2 de Octubre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Cuál es su opinión del periodismo de espectáculos, en el caso de inmiscuirse en la vida íntima de otros? ¿Hasta qué punto es éticamente correcto eso? El periodismo del espectáculo cumple un indispensable papel en la sociedad cuando, a través de la noticia, enseña a espectadores y receptores de los medios de comunicación, a ser receptores activos Esto sucede si el periodista con conocimiento técnico sobre el espectáculo y sobre los medios, entrega a sus lectores elementos de crítica para que sepan por qué es bueno un programa o espectáculo, y por qué es mediocre o malo. Esta enseñanza no la está dando la educación formal y, sin embargo, es tan necesaria como la del alfabeto.
El rechazo al periodismo del espectáculo, que usualmente se hace, se funda en estas razones:
Porque no está entregando la información que el lector necesita, que es la que se acaba de describir, y se limita a satisfacer la curiosidad del público. Una cosa es un periodismo que informa y otra el periodismo que sólo responde a la curiosidad.
Porque en vez de dar la información útil, se dedica a la noticia sensacional que convierte la intimidad de las personas en una mercancía. Aún si los personajes del espectáculo entregan su intimidad, el periodista con experiencia y responsabilidad rechaza esta información por anodina y porque es solo un truco publicitario de clara intención comercial, en que el periodista y el medio resultan utilizados.

Documentación.

Cuando llegó la imprenta se impuso la tarea de aprender a leer. Cuando llegó la televisión solamente se vislumbraron algunos pequeños esfuerzos para invitar a comprender el nuevo lenguaje. A quien se llama hoy analfabeta es, en términos generales, al que no sabe leer ni escribir signos lingüísticos ¿cómo denominar a la persona que se contenta con recibir pasivamente los nuevos lenguajes en los cuales se dan otra serie de códigos al de la grafía estática? ¿Por qué preocuparse por quien no sabe leer ni escribir signos lingüísticos y parece normal ver diseminada en los hogares de un país una multitud que observa sin leer las emisiones televisadas?
Se ha comprobado que la sociedad utiliza e instrumentaliza al analfabeta y que este, en ciertas oportunidades se encuentra desubicado de la realidad y se presenta como masa propicia para el engaño. ¿Por qué se piensa tan poco en este nuevo analfabetismo que constituye el no saber leer ni escribir con los nuevos códigos e instrumentos técnicos que presentan los medios de comunicación social? ¿Por qué no percatarse de que también la sociedad de consumo y los dueños de las grandes agencias publicitarias se están aprovechando de la ignorancia y están instrumentalizando las personas para sus fines, bajo el pretexto de brindarles información, distracción y entretenimiento? ¿Por qué en los pénsumes de las escuelas y universidades existe esta lectura y escritura de signos estáticos y jamás se han
El perceptor puede comunicarse -en esencia es comunicación- y si se le da la oportunidad, él es apto para descubrir y contrarrestar la manipulación procedente de una estructura social, económica, política que elabora y escoge " desde sí" " para él" la información, la distracción y hasta la cultura. Pero a él le queda extremadamente difícil dar este salto a las etapas de criticidad y creatividad si antes no ha asumido las primeras fases del proceso de la lectura dinámica de los signos.

María Josefa Domínguez Benítez.
En Los Niños y los Medios de Comunicación Social,Canal Ramírez, Antares. Bogotá, 1985.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.