Consultorio Ético de la Fundación Gabo
2 de Octubre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Qué es el Nuevo Periodismo? ¿Cuáles son sus elementos? ¿Es igual al periodismo moderno? Es un movimiento de periodistas escritores, que en 1965 comenzó a manifestarse en Estados Unidos. Seymour Krim recibió en ese año el encargo de un artículo sobre El Nuevo Periodismo para Nugget y reunió los primeros datos pero el movimiento entró en sociedad en 1966. Tom Wolfe, uno de sus más conocidos promotores revela que " la etiqueta del Nuevo Periodismo acabó por pegar. Carecía de manifiestos, clubes, salones, ni siquiera un café donde se reunieran sus fieles...existía una cierta agitación artística en el periodismo y este hecho resultaba nuevo."
Cita Wolfe la lista de los iniciadores: Thomas B. Morgan, Brock Bower, Gay Talese, Norma Mailer, James Baldwin, y explica Wolfe: " fomentaron la costumbre de pasarse días enteros con la gente sobre la que estaban escribiendo, semanas en algunos casos. La idea consistía en ofrecer una descripción objetiva completa más algo que los lectores siempre tenían que buscar en las novelas o en los relatos breves, esto es, la vida sujetiva o emocional de los personajes. Las facetas más importantes que se experimentaban en lo que a técnica se refiere, dependían de una profundidad de información que jamás se había exigido en la labor periodística. Sólo a través del trabajo de preparación más minucioso, era posible, fuera de la ficción, utilizar escenas completas, diálogo prolongado, punto de vista y monólogo interior. Con el tiempo fueron acusados de " meterse en la mente de los personajes." Y de eso se trataba. Este era un timbre más que el reportero tenía que pulsar.
Había ciertos manierismos: el uso abundante de puntos, guiones, signos de exclamación, cursivas y ocasionalmente figuras de puntuación que no se habían empleado nunca y de interjecciones, gritos, palabras sin sentido, onomatopeyas, mímesis, pleonasmos, empleo contínuo del presente histórico, etc."
Contribuyó este movimiento al rejuvenecimiento de géneros como la crónica y el reportaje y de técnicas como la entrevista, pero en lo que se refiere a América Latina su influencia fue limitada por las condiciones en que se hace periodismo, distintas de las que enmarcan la actividad del periodista en Estados Unidos. Con todo, las normas que siguieron para la elaboración de sus textos tienen aplicación cuando el periodista quiere renovar su forma de percibir la noticia y de escribirla.

Documentación.

Los periodistas comenzaron a descubrir los procedimientos que conferían a la novela realista su fuerza única, conocida como inmediatez, como realidad concreta, como comunicación emotiva, así como su capacidad para apasionar o absorber.
Esta fuerza extraordinaria se derivaba principalmente de cuatro procedimientos.
El fundamental era la construcción escena por escena y recurriendo lo menos posible a la narración histórica. De aquí parten las proezas a veces extraordinarias para conseguir su material, para ser efectivamente testigos de escenas de la vida de otras personas a medida que se producían y para registrar el diálogo en su totalidad.
Este era el segundo procedimiento. El diálogo realista que capta al lector de forma más completa que cualquier otro procedimiento individual.
El tercer procedimiento era el punto de vista en tercera persona, la técnica de presentar cada escena al lector a través de los ojos de un personaje particular, para dar al lector la sensación de estar metido en la piel del personaje y de experimentar la realidad emotiva de la escena. Pero ¿cómo puede un periodista, que escribe no ficción, penetrar con exactitud los pensamientos de otra persona? La respuesta fue maravillosamente simple: entrevistarla sobre sus pensamientos y emociones junto con todo lo demás.
El cuarto procedimiento consiste en la relación de gestos cotidianos, hábitos, modales, costumbres, estilo de mobiliario, de vestir, de decoración, estilos de viajar, e comer, de llevar la casa, modos de comportamiento frente a niños, a los criados, superiores, inferiores, iguales además de diversas apariencias, miradas, pases, estilo de andar y otros detalles simbólicos que pueden existir en el interior de una escena.

Tom Wolfe
En El Nuevo Periodismo. Anagrama. Barcelona. 1976.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.