Consultorio Ético de la Fundación Gabo
2 de Octubre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Qué piensa de la posibilidad de comprar información para apoyar una investigación periodística? La práctica del periodismo independiente indica que la información no se compra ni se vende. Es un bien social como el aire, la luz del sol o el agua.
Dejaría de ser una información libre si se le pusiera precio y, en consecuencia, se limitaría su acceso a quienes tuvieran capacidad de pago. Por este camino, el acceso a algunas informaciones de mayor interés para la sociedad se podría restringir con el simple recurso de encarecer su costo. La mejor tradición periodística es la de obtener informaciones difíciles, no mediante el uso de la chequera, sino con la inteligencia, creatividad y experiencia del periodista.
La chequera introduce un elemento perturbador en la relación, de por sí difícil, entre la fuente y el periodista porque es posible sospechar que por dinero una persona está dispuesta a mentir, o a decir medias verdades, o a dosificar sus datos para hacerlos más rentables.
Por eso se suele incluir esta práctica entre los medios incorrectos para obtener información, lo mismo que el uso de cámaras y micrófonos ocultos, la falsificación de la propia identidad y las citas de fuentes no identificadas. De hecho hay manuales de estilo que rechazan esta práctica y se la prohiben a sus periodistas.

Documentación.

La pregunta de los encuestadores de Gallup ofrece una lectura de cómo los periodistas de Estados Unidos se sienten respecto de algunos métodos investigativos. En la encuesta se preguntó:Díganos si usted aprueba o desaprueba estas técnicas: ¿Uso de cámaras y micrófonos ocultos? ¿Qué los reporteros no se identifiquen como tales? ¿Pagar a los informantes por sus testimonios o información?
El uso de cámaras y micrófonos escondidos fue aprobado por un 38% y rechazado por el 58% Pagar a informantes fue aprobado por un 36% y desaprobado por el 56%. La falsa identificación de un periodista fue rechazada por el 65%.
En el periodismo norteamericano todavía se acostumbra pagar por información o por los derechos exclusivos de una entrevista. En general se trata de un método reprobado por los norteamericanos, su práctica es más común en Gran Bretaña.
El periodismo de chequera que ha recibido más atención en Estados Unidos tiene que ver con las jugosas sumas de dinero que los medios han pagado por los derechos exclusivos de la noticia de algún personaje. Así se ocultaron fallas del programa espacial que sólo se revelaron hasta que Tom Wolfe se propuso desenterrar material para su libro The Right Stuff.
Cuando el activista negro Eldridge Cleaver sufría exilio pidió dos mil dólares a Claude Levis por una entrevista, aunque el periodista consiguió que hablara por 200 dólares. Obtuvo una buena entrevista por su dinero pero no dejó de sentir "e cierta incertidumbre por el riesgo de que las personas digan cualquier cosa por dinero."e Cuando Robert W. Greene, asistente de la gerencia editorial de Newsday, trabajaba en una famosa investigación sobre heroína, se vió en la necesidad de sobornar oficiales de la policía turca por algunas pistas. Y aunque participó de él, Greene opina que el periodismo de chequera " es una mala práctica." William F Thomas, editor de Los Angeles Times, recuerda " haber recibido una paliza por parte de todos los medios honorables del mundo" por publicar una confesión referente al juicio Manson, obtenida tras el pago a cierto oficial de la corte.

Eugene Goodwin
En Por un Periodismo Independiente. Tercer Mundo. Bogotá, 1994.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.