Consultorio Ético de la Fundación Gabo
2 de Octubre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Es correcto, en atención a su labor de mediador, que un ombudsman participe en una marcha opositora al gobierno actual? Acaba de ocurrir en Venezuela. La tarea del ombudsman de la prensa se limita a los contenidos informativos del periódico en que trabaja y a la defensa de los derechos del lector que pueden ser afectados por esos contenidos. Su tarea mediadora tiene, pues, un área precisa: es entre lectores y periódico.
En tanto en cuanto el lector tiene derecho a una información objetiva e imparcial, no contaminada de partidismos, para el Ombudsman rigen las mismas normas que para el periodista en cuanto a la expresión pública de sus preferencias políticas que, si de alguna manera comprometen la independencia de que está construida su credibilidad, deberán manejarse discretamente, no sólo para ser independiente sino para parecerlo.
Cuando un periodista y un medio, por falta de distancia, se convierten en parte del conflicto, pierden autoridad y poder de convocatoria por tanto se incapacitan para proponer alternativas de solución.
El Defensor tiene derecho a su opinión, como cualquier periodista, si su expresión no interfiere con su tarea. La del periodista es informar con equilibrio, la del ombudsman es la de defender los derechos del lector.

Documentación.

En estos momentos en Venezuela a través de los discursos de los distintos sectores se están creando formas de discriminación y desigualdad. ¿Cómo no contribuir a seguir reproduciéndolos?
En estos momentos cualquier artículo que publicamos tiene una contribución al proceso social del país. Tenemos que pensar sobre las consecuencias posibles de lo que estamos escribiendo. Si la gente dice que Chávez está dividiendo al país, la pregunta para cualquier periodista crítico es: ¿cuál es nuestra función en esa división del país? ¿Vamos a contribuir a esa división? Toda la prensa tiene que elegir bien su papel ahora. Debemos darnos cuenta de que la selección de algunos tópicos va a tener una consecuencia. Probablemente es tarde, pero es necesario, sobre todo después del golpe del 11 de abril. Todas las personas con acceso al discurso público, deben abogar por la paz.

Sin embargo el gobierno y la oposición creen tener la verdad y la bondad y al contrario lo califican de malo. ¿Un discurso de conciliación no debe comenzar con la asunción de una responsabilidad?
Ahora para algunos medios todo lo que hace el Presidente mal, está muy enfatizado y todo lo que hace bueno está minimizado y al revés también, los medios dicen que son víctimas.

Lo mismo se le ha criticado a los políticos afectos al gobierno.
El presidente tiene que ser de todo el país y los medios también, de todo el país.. El respeto al grupo contrario no significa que se acepten sus ideas. No se pueden ridiculizar entre ambos.

Se habla mucho de entrar en el diálogo, parece más bien algo teórico. ¿Cómo se puede contribuir con el discurso a este consenso?
La regla se puede resumir: tratar a los demás como a nosotros. Decir las cosas malas y las buenas y si nuestro grupo hace algo mal, un golpe por ejemplo, hay que asumirlo. No puedes decir que eres muy democrático y legitimar un golpe de Estado, es inconsistente. Puedes criticar a un presidente, pero legitimar un golpe de estado es ir muy lejos. Si no respetas las reglas de juego, puede ocurrir lo mismo con el presidente que tu elegiste.

Teun Van Dijk
Entrevista de Mireya Tabuas publicada por Comunicación N 119. Tercer Trimestre 2002. Caracas.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.