Consultorio Ético de la Fundación Gabo
2 de Octubre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

El comando de policía del Departamento del Cauca cita casi a diario a los medios de prensa la novedad es que las imágenes grabadas por ellos son editadas y utilizan la tecnología para armar combates donde no los hay. ¿Qué posición tomar frente a esta situación?
Aquí son aplicables las normas éticas sobre el manejo de las fuentes. Transcribo el artículo 3 del código ético del Circulo de Periodistas de Bogotá: " el periodista debe adoptar una actitud analítica frente a las fuentes, confrontarlas y comprobar sus afirmaciones."
Normas como esta resaltan la independencia del periodista frente a la fuente, a cualquier clase de fuente. En ningún momento debe sentirse obligado a publicar las informaciones entregadas por la fuente por el contrario, es su deber verificarlas con otras fuentes y si esa tarea de verificación deja dudas, no debe publicarse la información.
En su caso el dilema es claro: o publicar lo que entrega la fuente oficial a sabiendas de que es un montaje, y se convierte en cómplice de la difusión de una falsedad o no lo publica y difunde solamente lo que haya comprobado como cierto, y tendrá la seguridad de cumplir con su deber. Siempre es necesario obrar así, pero en situaciones de conflicto es aún más urgente por las consecuencias que se siguen de la difusión de informaciones que convierten al periodista y al medio en otra arma de combate.

Documentación.

Como un complemento de la exigencia de veracidad, los códigos contienen normas sobre la necesidad de comprobar todas las informaciones que el periodista decide publicar y sobre la obligación de entregarla esencialmente íntegra y sin recortes.
Veinticinco códigos se refieren a la información comprobada y veinticuatro a la información completa. Se trata, explica el código griego, de mantener la buena fe del periodista en sus relaciones con el público. Por eso la regla fundamental es sólo presentar los hechos debidamente comprobados. ( Asociación Interamericana de Prensa.) El código de Naciones Unidas es riguroso en este aspecto: " Deben comprobarse todas las informaciones que van a ser publicadas." El código de África del Sur es más elástico: " se deben comprobar aquellas informaciones de las que haya razón para dudar."
En el caso de no haberse confirmado una información, ordenan los códigos de Corea y España, debe advertírsele a los receptores de la información. Sin embargo el deber fundamental es comprobar antes de publicar. " No hacerlo es contrario al decoro," según los periodistas de Alemania, Bélgica y Austria. Lo franceses son tajantes: " Deben rechazarse las informaciones si ofrecen alguna duda."
El código de los periodistas de Oregón, Estados Unidos, incluye una observación de fondo: " no se trata de evitar solamente cosas inexactas, además se debe impedir que el lector deduzca falsamente " a tal punto debe ser exacta e inequívoca la información periodística.

Herrán y Restrepo
En Etica para Periodistas. Tercer Mundo, Bogotá, 2000. P. 95 y 96.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.