Consultorio Ético de la Fundación Gabo
29 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Existen experiencias exitosas de autorregulación en medios latinoamericanos? Son medios de autorregulación los editores, los jefes de redacción, los consejos de redacción, las cartas de los lectores, los Consejos de Lectores y el Defensor del Lector.
La razón de ser de cualquiera de estos instrumentos es la misma: mantener vigentes las normas esenciales del medio de comunicación frenar los abusos, corregir los errores y proveer de un estímulo permanente al personal de redacción. Los más novedosos de esos instrumentos son los Consejos de Lectores y el Defensor del Lector, u ombudsman. Este último medio está operando en México, Venezuela, Colombia, Brasil y Panamá, como se pudo ver en un reciente Seminario sobre Defensores del Lector celebrado en Guadalajara en el pasado mes de diciembre.
Los Consejos de Lectores son una experiencia con trayectoria en México e incipiente en Colombia.
Como se ve los mecanismos de autorregulación son internos y externos. Los internos han sido los más tradicionales son de una relativa novedad los externos (los consejos de lectores y los Defensores del Lector) pero ambos funcionan como resultado de una acción autorreguladora del medio de comunicación. No existirían si el medio de comunicación no les prestara su apoyo como resultado de la convicción y necesidad de autorregularse.

Documentación.

Dado que el público es titular de un derecho humano a la información y que tienen un protagonismo propio en el proceso comunicativo, su participación no sólo constituye un derecho sino también una obligación. Es cierto que dispone de poco margen para hacerlo, pero en la medida en que puede elegir y actuar, por poco que sea, también tiene una parte de responsabilidad en la tarea de mejorar la comunicación, de lograr que se ajuste más a sus valores y principios éticos. No sólo cabe hablar de ética del periodista sino también de una ética del público, una ética de los usuarios de la comunicación.
Aunque esta idea pueda sorprendernos al principio, es fácil establecer un sencillo paralelismo con la responsabilidad ecológica. Del mismo modo que todos somos responsables del cuidado del medio ambiente natural, también lo somos del medio ambiente cultural.
Es necesario, pues, propiciar entre todos las condiciones y mecanismos que hagan posible la participación del público en los medios y en el ambiente de la comunicación en general. Tres mecanismos de autorregulación contribuyen por ahora a ello: el ombudsman, las asociaciones de usuarios y el consejo de prensa.

Hugo Aznar
En Comunicación Responsable. Ariel Comunicación, Barcelona, 1999. Pág. 167, 168.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.