Consultorio Ético de la Fundación Gabo
29 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Puede el periodista, por mantener las puertas abiertas, llevarse con las fuentes o voces que cita y utiliza con frecuencia en sus trabajos? Los códigos de ética destacan la independencia como una actitud que debe regular las relaciones entre periodistas y fuentes.
La tarea del periodista con la información es muy semejante a la del ingeniero de acueductos con el agua. Los dos deben mantenerse activos para lograr la pureza del agua y de la información que son dos elementos que, contaminados, hacen daño pero ambos son indispensables. Se consumen sin objeciones bajo la presunción de que los encargados de hacerlo, eliminan todas sus impurezas.
Y en el caso de la información, como en el del agua, buena parte de las impurezas proceden de la fuente. Las fuentes de información en ningún caso pueden ser tratadas como puras en un ciento por ciento esto significa que su información debe ser sometida al tratamiento de la crítica y de la confrontación con otras fuentes para obtener la mayor garantía posible de verdad dentro de ese proceso es desaconsejable la familiaridad del periodista con las fuentes porque esa cercanía puede convertir al periodista en manipulable y a la fuente en manipuladora. En esta relación la palabra clave es independencia, o sea distancia, porque se trata de servir al lector, en ningún caso de complacer a la fuente. La fuente es útil en tanto en cuanto permite el conocimiento de una verdad que el lector necesi

Documentación.

El acuerdo entre el medio que necesita noticias y la fuente que desea que se sepa algún hecho pasa por el concepto de noticia. Aquel hecho tiene que ser noticia. Si lo es, la fuente interesada presta un servicio al público al darlo a conocer y le hace un favor al medio, puesto que le ofrece información que es de lo que el medio vive. Si lo es, no se supone que el medio lo difunda para favorecer la imagen de la fuente noticiosa o perjudicar a los adversarios políticos o económicos de la misma fuente, sino simplemente porque aquello es noticia, un hecho que al público le interesa conocer.
Otra razón para agradecer el concurso de las fuentes interesadas es que los medios priman la inmediatez. Algo que ocurrió ayer es más noticioso que lo que sucedió hace una semana. Y más noticioso aún es lo que sucederá mañana. La rapidez en la circulación de las noticias se explica en parte por razones técnicas, pero fundamentalmente porque el hecho es dado a conocer en seguida por alguien interesado en que se sepa.
Ese acuerdo es algo habitual y tácito. Los poderes públicos y las demás grandes fuentes habituales de noticias son organizaciones de producción de hechos que disponen, además, de abundantes canales de comunicación: portavoces, gabinetes de prensa etc. Y la organización de los medios a su vez busca esas fuentes para llenar los espacios de la programación diaria.
Las relaciones entre redactores y funcionarios en la producción de noticias fue estudiada por León V Sigal. De un análisis de contenido a lo largo de un período de 20 años resultó que casi el 60% de las noticias llegaban a través de los canales habituales tales como declaraciones oficiales, conferencias y notas de prensa, que están sujetos al control de la fuente oficial informante. Los funcionarios y altos cargos del gobierno, tanto americanos como extranjeros, venían a formar más de las tres cuartas partes de las fuentes noticiosas.

Lorenzo Gomis.
En Teoría del Periodismo, Paidós Comunicación, Barcelona, 1997.P. 60 y 61.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.