Consultorio Ético de la Fundación Gabo
29 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Dado que el gremio no cuenta con prestaciones sociales, ¿es falta de ética someter a la aprobación del gobierno una ley que garantice asignación de fondos para crear la caja mutual del periodista y brindar así seguro médico, seguro de vida y otras prestaciones a los periodistas? s un deber ético defender la independencia de los periodistas y del gremio, contra todas las presiones que puedan limitarla. En esto están de acuerdo los códigos de ética y toda la retórica sobre libertad de prensa. El caso planteado permite examinar situaciones concretas de esa independencia:
La independencia respecto del poder. Como personas y como gremio, los periodistas deben marcar distancia respecto del poder por tanto, exponen su independencia cuando reciben favores como el de una asignación de fondos para la caja mutual. Los gobiernos no hacen favores sin reciprocidad y, en este caso, la contraprestación es la dependencia del poder. Cuando se da esta dependencia, o sea cuando el funcionario cobra el favor, el perjuicio directo es para la población que pierde un instrumento fiscalizador del poder y tiene que padecer otro cómplice del poderoso mal puede fiscalizar quien siente el deber de agradecer al fiscalizado.
Los deberes de los medios. Las prestaciones sociales de los periodistas son obligación de justicia de las empresas, y no del gobierno. Si la agremiación de los periodistas acude a un donativo del gobierno para la caja mutual, está legitimando una actitud injusta de las empresas y está exponiendo a la prensa a depender del gobierno. En cambio, se puede propiciar una legislación laboral que obligue a las empresas periodísticas a cumplir con las obligaciones laborales que les corresponden, con tanto rigor, al menos, como el que tiene que aplicar la ley para con cualquier otro empresario.
Defender un salario decente y unas prestaciones sociales se convierte así, en un deber ético, porque así se protege la independencia del periodista y de los medios. Llega a ser antiético regalar el trabajo periodístico, o legitimar la explotación laboral de los periodistas en los medios de comunicación.

Documentación.

Los periódicos no deben someterse a presiones exteriores, sean de los gobiernos, partidos políticos, intereses comerciales o individuos." A. 11. Del código de la Federación Internacional de Periodistas Europeos. (FIEJ)

"La responsabilidad de la prensa ante el público impone que las publicaciones no sean influidas por intereses privados o comerciales de terceros. Los editores y redactores deben rechazar esos intentos y procurar hacer una clara distinción entre los textos de la redacción y las publicaciones que tienen fines propagandísticos."
"La aceptación y la concesión de ventajas de cualquier clase que puedan afectar la libertad de decisión de la editorial y de la redacción son incompatibles con el prestigio, la independencia y la misión de la prensa. Quien se deja sobornar para propagar o suprimir noticias actúan deshonestamente y en contra de su profesión."
A. 6 y 14 del código de periodistas de Alemania Federal.

"Un periodista nunca debería permitir a personas de fuera influir en el contenido y presentación de las noticias en ningún sentido."
A.2 del código de los periodistas de Austria.

"El periodista debe cuidar su independencia y dedicarse a una práctica desinteresada no deberá aceptar dinero ni ventajas materiales o morales por publicar lo que estima que no se debe publicar o silenciar lo que cree que se debe publicar."
A 38 del código de periodistas de Bélgica.

"El periódico debe salvaguardar la propia dignidad. Sobre todo es necesario evitar que el periodista quede sometido a las personas que detentan el poder. Los periodistas no deben aceptar ni buscar compensaciones ilícitas ni dejarse corromper moralmente.
Se deben asegurar las condiciones justas de trabajo a fin de permitir la salvaguardia del periodista."

A. d 1 y 2 del código de periodistas de Corea del Sur.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.