Consultorio Ético de la Fundación Gabo
29 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Es ético difundir los rumores, así estos no estén confirmados por el periodista y, si es el caso, rectificarlos cuando resulten ser mentira? En los manuales de estilo se puede leer una clara norma sobre los rumores: no son noticia precisamente porque no son hechos confirmados. Lo que diferencia al periodista profesional del que no lo es, es su capacidad para confirmar y para ofrecer al público solamente noticias que se pueden creer. Si, por el contrario, se ofrecen informaciones sin confirmación con la idea de que se rectificarán si resultan falsas, se le dará al lector todo el derecho a dudar del medio de comunicación, del periodista y, en general, de la prensa.
El rumor es sólo el comienzo de una noticia puede señalarle pistas al periodista, pero no es la noticia. Se convierte en noticia cuando el trabajo de investigación del periodista logra una confirmación plena. Por tanto, debe considerarse un material informativo en bruto, que aún no sirve como información pública. Utilizarlo así, en bruto, es como servir carne cruda en un restaurante.

Documentación.

¿Qué separa a la información de un rumor? ¿Cómo diferenciar lo falso de lo verdadero?
Para algunos periodistas, para la opinión pública, no fácilmente puede haber una distinción entre una información confirmada y un rumor sin verificar. "La línea de separación entre uno y otro -dice Kapferer- podría representarse como "dime de dónde proviene la información y te diré si es rumor" porque el título de información o de rumor no es algo que se atribuye antes de creer o de no creer, es la consecuencia. Se trata de un juicio de valor sujetivo.
Como en el rumor hay muchas veces un gramo de verdad, en el curso de su difusión se torna una fantasía, por eso, es lanzado y continúa su trayectoria en un medio social homogéneo en virtud de activos intereses de los individuos que intervienen en su transmisión. El gramo de verdad actúa como anzuelo entre el grupo de personas iguales.El contenido del rumor no está caracterizado por la categoría de información verificada o no, sino por poseer una fuente extraoficial, una fuente no oficial, lo que lo hace más seductor y misterioso dando la sensación de que se tratará de un secreto accesible solo para unos cuantos.
Otra de las formas de presentación del rumor es la advertencia, como forma de autojustificarse de alguna imprecisión y no se tache de mentiroso al portador: "no me creas, pero se dice que..." De esa misma manera se va corriendo el rumor de voz en voz para que cuando se aclare o se descubra que dicho rumor era una mentira o estaba alterada la información, toda la cadena humana quede a salvo, recordando que hicieron la advertencia.
¿Por qué corren los rumores, por qué progresan y se van ampliando en distintos sectores de la sociedad?
El rumor corre por falta de noticias. Por consiguiente se debe proporcionar al pueblo noticias lo más exactas posibles y completamente prontas. Así el rumor corre cuando los hechos acaecidos tienen importancia en la vida de los individuos y cuando los detalles que les llegan al respecto son incompletos y ambiguos.
El profesor J. Rendón establece: "los tres pasos sicológicos del testimonio son: percibir, recordar, informar. Los mismos tres pasos reproducen la transmisión del rumor, excepto que aquí los pasos se repiten incesantemente a través de cada uno de los eslabones de la cadena y el acto de escucharse algo que habla de oídas.
Cuando hay ausencia de información, sale el relevo, una serie de notas que pretenden suplir lo que la gente requiere para satisfacer la curiosidad o la necesidad de conocer.

Lic. Javier H. Contreras
En Rumores: Voces que serpentean. Universidad Autónoma de Chihuahua.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.