Consultorio Ético de la Fundación Gabo
29 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Cuál debe ser el comportamiento de los medios de comunicación en el manejo de los video-escándalo que se han suscitado en las últimas semanas en México? La respuesta la dan los códigos de ética cuando indican cómo debe ser el manejo de la fuente. El código del Círculo de Periodistas de Bogota, CPB, en su artículo tercero aconseja "una actividad analítica frente a las fuentes. " Y explica: " es aconsejable que el receptor conozca la fuente."
Cualquier material informativo que llega a la mesa del periodista tiene que ser sometido a esa norma: la fuente debe ser conocida por el periodista para que el receptor también pueda saber de quién se trata. Darle difusión a un documento de fuente anónima expone al periodista al peligro de manipulación, y videos con acusaciones contra un político o un funcionario oficial, forzosamente tienen que ubicarse dentro de un proceso puesto en marcha por alguien, con determinados objetivos todo esto debe ser conocido por el periodista y comunicado a los receptores de la información.
Agrega el código citado: " el periodista debe confrontar ( a sus fuentes) y comprobar sus afirmaciones." Esa confrontacion debe hacerse con la versión de otras fuentes sobre el mismo suceso. Y entre esas fuentes debe estar la persona acusada de modo que en el caso de una emisión o edición del documento, el receptor disponga de distintas miradas y versiones y de una contextualización.
Tras esa confrontación es necesaria la confirmación, que suele ser la conclusión a la que llega el periodista tras estas tareas de confrontación. En conclusión: recibir un documento acusador y proceder, sin más, a difundirlo, es cumplir una mínima parte de la tarea profesional y dejar incumplida la mayor parte de la obligación con el lector y con las personas afectadas.

Documentación.

Si se está escribiendo un artículo negativo sobre alguien, se tiene la obligación de hacérselo saber antes de publicarlo. Si el implicado ofrece su versión sobre los hechos, la historia será más justa. Si no lo hace, es necesario precisar en el artículo que la fuente se abstuvo de dar declaraciones a pesar de haber sido consultada.
... Hay que verificar el nombre de las personas, las direcciones y los teléfonos que se vayan a publicar y pedir una tarjeta para constatar esa información. Cuando se le pregunta a la gente por su edad, es importante también escribir la fecha de nacimiento, por si se decide usar esa información después. Es indispensable comprobar los datos que dan terceras personas sobre todo si perjudican a alguien o si tienen interés en que salgan publicados. Hay que pedir pruebas de lo que la gente afirma que muestren documentos que respalden la afirmación o anécdotas que la ilustren o nombres de personas que puedan respaldar esas aseveraciones. El periodista debe solicitar el documento del que le hablan, revisarlo y no aceptar que se lo lean. Tiene que preguntar a los entrevistados si los puede volv

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.