Consultorio Ético de la Fundación Gabo
29 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Cuando un diario publica cartas del lector que atentan contra la verdad, que calumnian y afectan la imagen de personas o de empresas, ¿tiene alguna responsabilidad el periódico, o puede parapetarse detrás de la carta para divulgar hechos que no son ciertos? El periódico es responsable por todo lo que publica, aún si sus contenidos van entre comillas y con identificación de autor.

Ser responsable es tener capacidad para responder por los propios actos y por sus consecuencias esto quiere decir que un periódico o un noticiero responsables son los que, en todo momento, pueden responder por todos los contenidos que difunden.

Cuando se trata de cartas con acusaciones contra personas o contra entidades, se pueden dar estos casos:O la acusación no esta comprobada y se trata de un rumor, o peor, de un chisme en ese caso ningún medio decente se presta para difundir especies sin fundamento ni para dejarse manipular por los que quieren valerse de su influencia y credibilidad para atacar a alguien.O la acusación está comprobada y existen pruebas serias sobre el hecho. Si se trata de un asunto judicial, en el que interviene la justicia, son los jueces los únicos que pueden señalar culpables. El medio de comunicación está en el deber de amplificar la palabra de los jueces. Si no se trata de asuntos judiciales pero que afectan el interés público, el medio cumple con su deber si publica el hecho y las pruebas y promueve el debate pero lo suyo no es emitir juicios.

Documentación.

Es contrario al decoro periodístico publicar acusaciones infundadas, sobre todo cuando estas son de carácter infamante.
Código de Ética de los periodistas de Alemania Federal. (A.8)

Evitar la difamación. No deben hacerse acusaciones sin pruebas contra individuos o grupos de personas si no pueden ser aducidas pruebas convincentes en apoyo de tales acusaciones.
Código de Ética de los periodistas de Austria. (A.6)

La difamación y la calumnia es un delito no sólo cuando se refiere a los individuos, sino también a las personas morales.
Código de Ética de los periodistas de Bélgica. (A 14)

Frustrar la manifestación de opiniones divergentes, impedir el debate sereno y usar insulto es poner trabas y corromper el ejercicio de la profesión.
Código de ética de los periodistas de Brasil. (A 12.)

Considera la calumnia, la difamación, el chantaje y las acusaciones sin pruebas como las más graves faltas profesionales. No acusa, ni siquiera con fundamento, más que en interés público.
Código de ética de los periodistas de Canadá. (A. 3)

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.