Consultorio Ético de la Fundación Gabo
27 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

Un candidato presidencial participó, al parecer, en un acto ilegal, de acuerdo con una información de hace 6 años. A escasos días de las elecciones se pide publicarla.
¿Qué tan honesto es reservarse este tipo de información para este momento? La práctica enseña a los periodistas que cubren informaciones preelectorales:
Que el objetivo principal de la información no son los candidatos sino los electores por tanto se trata de entregarles todos los elementos informativos necesarios para que su voto sea inteligente y libre, motivado por hechos y razones y no por las emociones ni la propaganda.
Que las oficinas de prensa de los candidatos suelen mezclar información y propaganda, ataques a los contendores y promesas que suenan bien, pero imposibles de cumplir. La tarea del periodista es la de separar la verdad de las medias verdades, lo informativo de lo propagandístico.
Que dentro de esa tarea de selección se impone un ejercicio crítico para rechazar las informaciones oportunistas y de carácter propagandístico contra los candidatos e investigar los hechos que por su gravedad y trascendencia deben ser conocidos por los electores.
Que cualquier periodista al cubrir el tema electoral estará sometido a todas las presiones imaginables por tanto, se trata de una coyuntura que pone a prueba su independencia, su lealtad para con todos los lectores y su capacidad para distinguir lo falso de lo verdadero.

Documentación.

En los últimos años se han hecho una serie de interesantes experimentos para encontrar modos de cambiar el molde de la cobertura de campañas electorales, para hacerla más sustanciosa, más relevante y más interesante para los ciudadanos. En su mayoría estos experimentos han funcionado. Todos ellos tienen en común algunos puntos:
Formaron sociedad con otras organizaciones de prensa.
Las organizaciones de prensa ponen todas sus energías en descubrir lo que la gente piensa que deben ser los temas de campaña.
Preparan artículos sobre esos temas.
Les hacen a los candidatos las preguntas de los ciudadanos.
Algunos han tratado a los candidatos como una persona que busca empleo.
Examinan cuidadosamente la publicidad de campaña y escriben sobre su veracidad.
Las agrupaciones de medios de prensa se forman debido a que este tipo de cobertura puede ser costosa, demandar demasiado tiempo y simplemente porque estos medios creen que de esa manera tienen más oportunidad de éxito.
Los medios hacen incontables esfuerzos para determinar lo que los ciudadanos piensan que deben ser lo temas de campaña. El Observer de Charlotte y el Eagle de Wichita fueron los pioneros de este tipo de cobertura en los Estados Unidos en 1992, luego que los estudios demostraron una creciente pérdida de credibilidad en la cobertura de campañas.
Lo que la gente piensa se puede averiguar realizando su propia encuesta y organizando grupos focales para que discutan los temas. El Observer de Charlotte creó, incluso, un banco telefónico para que los ciudadanos pudieran llamar para exponer sus puntos de vista. Uno puede organizar "encuestas de deliberación," en las que los encuestados tienen tiempo para pensar sobre el tema y discutir sobre qué es lo importante para ellos.
Los periódicos toman estos temas citados por los ciudadanos para preparar historias bien documentadas sobre ellos. ¿Por qué este es un tema importante? ¿Cuáles son las posibles soluciones? Luego les presenta estos temas a los candidatos, de manera que esos se convierten en los temas de que hablan los candidatos.

Charles Green
Etica y cobertura de elecciones. En www.saladeprensa.org

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.