Consultorio Ético de la Fundación Gabo
27 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Por qué entre periodistas viejos se encuentra gente tan brillante que sirve de referencia para la literatura, el periodismo o la política en cambio hoy el nivel es bajo? Antes no tenían universidad, hoy las tienen y existe internet. ¿Qué pasa?
También hubo mediocridades en las generaciones viejas de periodistas, más de las que usted se imagina. El periodismo bohemio atrajo más que el periodismo con sentido de misión agregue la falta de universidad y encontrará el verdadero valor de los que se destacan y la explicación del bajo nivel de los demás.
Hoy hay universidad, pero también ha crecido la comercialización de la información. De ese carácter de mercancía que se le ha dado a la noticia resultan los trucos de la publicidad para vender: se venden los temas, las páginas, los medios y las firmas o los rostros de los periodistas. El periodista, con alguna molesta frecuencia, se halla en la delgada línea que separa lo informativo de lo publicitario, más atraído por la difusión de su nombre y su figura, que por la disciplina austera del trabajo de la noticia.
En las universidades prospera el paradigma del periodista famoso y rico, que muy poco tiene que ver con el del que quiere el servicio para la sociedad ante todo. A pesar de eso hoy como ayer, hay figuras que se destacan por la seriedad y profundidad de su trabajo. Son los que mañana serán recordados con un entusiasmo parecido alque usted tiene por los grandes periodistas del pasado. Aquellos y estos perduran porque en todos ellos se destacan unos valores éticos que son la clave de su permanencia y de su influjo.

Documentación.

Antes la profesión de periodista era un trabajo de especialistas. Había un limitado grupo de periodistas especializados en algún campo concreto. Ahora la situación ha cambiado por completo: no existen especialistas en ningún campo. El periodista es simplemente uno al que trasladan de un lugar a otro según las exigencias de la cadena televisiva. Pero más importante que esto es que los medios de comunicación, la televisión, la radio, están interesados, no en reproducir lo que sucede, sino en ganar a la competencia. En consecuencia, los medios de comunicación crean su propio mundo y ese mundo suyo se convierte en más importante que el real. Asistimos, pues, al fenómeno de los desplazamientos en masa de los medios. Si hay crisis en el golfo pérsico, todos se van al golfo pérsico si hay golpe

Ryszard Kapuscinski
Los cínicos no sirven para este oficio. Anagrama, Barcelona 2002. P. 113-114

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.