Consultorio Ético de la Fundación Gabo
26 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Cuál es el grado de efectividad de los mecanismos de autorregulación: códigos de ética, ombudsman de la prensa, consejos de prensa en el ejercicio periodístico latinoamericano?
Puesto que se trata de mecanismos educativos, no existe una forma de medir su efectividad a corto plazo. Se dan hechos que se siguen o se dan cuando están operando, o los consejos de prensa, o el defensor del lector, o cuando se ha adoptado un código de ética. Esos hechos son: o un mayor acercamiento de los lectores al periódicos, manifiesto en la mayor frecuencia de sus comunicaciones, o en las expresiones multiplicadas de interés por contribuir a la elevación de su calidad.
En cuanto a los periodistas que se guían por un código de ética, sus cambios se muestran cuando aparecen en la redacción, con mayor frecuencia, los diálogos sobre dilemas éticos o cuando se trabaja con mayor rigor y en busca de patrones más altos de calidad.
Estas expresiones de cambio, sin embargo, no se dan de inmediato o a corto plazo, y no siempre con una contundencia registrable en estadísticas. Se hacen notorias cuando se comparan resultados en períodos de varios años. En el caso de los periódicos es reveladora la comparación de las técnicas y de los contenidos de ediciones de hace cinco años, cuando esos mecanismos de autorregulación apenas comenzaban a aplicarse, con las ediciones y prácticas de hoy, cuando esa autorregulación es más intensa.

Documentación.

Si bien los códigos examinados abordan las normas específicas de conducta personal en términos negativos, aproximadamente la mitad de ellos utiliza términos positivos para enunciar claramente las funciones de los periodistas, sus obligaciones y responsabilidades profesionales.
El tono de advertencia con el que se hace hincapíe en las restricciones, comparado con el tono de aprobación con el que se subrayan las obligaciones y responsabilidades, puede proteger de alguna manera al periódico, pero lo hace vulnerable en otras. Solamente podemos inferir, al leer los códigos, cuántas salas de reacción tienen un proceso eficiente para la toma de decisiones. Pero si nuestra interpretación es correcta, parece que en la mayoría de estas salas de redacción, la solución de los dilemas éticos radica mucho más en el acatamiento a un libro de reglamentos y a la voz de supervisores, y menos en el razonamiento crítico, la discusión con colegas y protocolos efectivos para la toma de decisiones.
A los que se ocupan de la ciencia de la ética les gusta decir que la confianza en los códigos es la mitad del camino entre la devoción a los instintos fundamentales y la aplicación de una reflexión o razonamiento éticos. En realidad, la obediencia ciega a las reglas codificadas está mas o menos a la par de la obediencia ciega a la autoridad o a la tradición que no se cuestiona.
En el mejor de los casos los códigos nos apartan del comprotamiento dogmático y nos llevan a un comportamiento razonado basado en la sabiduría eterna. Los códigos no son el remedio para todos los dilemas éticos en las noticias ni en ningún otro negocio, tampoco son la solución de las crisis de credibilidad.
Los códigos cuidadosamente redactados destacan y anticipan los dilemas éticos para que no tengamos que reinventar un proceso de toma de decisiones cada vez que enfrentamos un nuevo dilema nos inspiran en lo que respecta a nuestras funciones y responsabilidades únicas hacen que todos seamos guardianes de los valores y la conducta de nuestra profesión y nos inspiran a emular lo mejor de nuestra profesión promueven la toma de decisiones anticipada y preparada, antes que nuestra decisión llegue al público.

Robert Steele y Jay Black
Códigos de Etica de los Medios de Información. Análisis de 33 códigos adoptados en la Sociedad de Redactores de Periódicos, ASNE.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.