Consultorio Ético de la Fundación Gabo
26 de Septiembre de 2016

Consultorio Ético de la Fundación Gabo

¿Cómo pueden creer en la objetividad los jóvenes que ven que el periodista es un empleado más? El periodista llega a ser un empleado más porque la política empresarial así lo determina al acentuar y hacer prevalecer el carácter de negocio del medio de comunicación, de modo que los periodistas están al servicio de la empresa y no de la sociedad.
También puede ser la consecuencia de un ejercicio rutinizado de la profesión, sin creatividad ni renovación diaria y con el mínimo de aspiraciones, apenas las necesarias para justificar el cobro periódico de un salario.El factor que convierte al periodista en un profesional distinto es su dedicación al servicio del interés público. En esto coincide con el deber ser de los políticos y de los funcionarios públicos pero, diferente a ellos, el periodista no asume ese servicio por mandato legal, ni como parte de una campaña de propaganda política sino por fidelidad a sus principios profesionales.
Desde este punto de vista es un asunto de ética profesional que el periodista no consienta en ser un empleado cualquiera, aún en contra del propósito de los ejecutivos de su medio de comunicación de convertirlo en una empresa como cualquiera otra.
Más que factores externos - como los mandatos legales, las reglamentaciones o los manuales de funciones- al periodista le da un carácter de profesional distinto, la intencionalidad que le imprime a su actividad es decir, se trata de una presión que viene del interior mismo del periodista.

Documentación.

En Estados Unidos periodistas y ciudadanos llevamos más o menos medio siglo sin hacernos la pregunta: "¿para qué sirve el periodismo? " Eres propietario de una rotativa, tienes una licencia de emisión, está claro que haces periodismo. En Estados Unidos el periodismo se ha visto reducido a una simple tautología: periodismo es lo que los periodistas dicen que es periodismo Como Maxwell King, exdirector del Philadelphia Inquirer ha dicho: " Dejamos que nuestro trabajo hablara por sí mismo." Cuando se sentían presionados, los periodistas daban por sentado que trabajaban en aras del interés general.
Una respuesta tan simplista ya no es suficiente para una opinión pública que cada día que pasa se vuelve más escéptica. No ahora, que las nuevas tecnologías permiten a cualquiera que tenga un modem y un ordenador declarar que hace periodismo. No ahora, que la tecnología ha dado lugar a una nueva organización económica del periodismo que fuerza, redefine y a veces abandona las normas de la profesión.
Un examen de la cuestión demuestra que no son la tecnología, ni los periodistas, ni las técnicas empleadas los elementos que definen el periodismo. Lo que define los principios y el propósito del periodismo es algo más básico: la función que desempeña la información en la vida de todo ciudadano.
Porque a pesar de lo que ha cambiado el rostro del periodismo, su objetivo ha permanecido inalterable desde que hace ya más de 300 años surgiera una noción de lo que es la prensa. Y pese a que la rapidez, las técnicas y el carácter de los medios de información han cambiado, existen ya una teoría y una filosofía de la información muy definidas que surgen de la función que desempeñan las noticias.

Bill Kovach y Tom Ronsenstiel
Los Elementos del Periodismo. Ediciones El País. Bogotá, 2003. Páginas 23 y 24.

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.